Encuesta de la semana

¿Necesita la humanidad ya reorientar su filosofía de vida?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

A lo largo de la historia, muchas culturas han ideado prácticas y rituales para transformar a los niños en hombres. Los métodos –a menudo secretos y sagrados- varían mucho y evolucionan continuamente, explica el antropólogo cultural Gilbert Herdt de la Universidad Estatal de San Francisco. Pero también comparten algunos temas universales que reflejan de manera más amplia los valores de la comunidad y los papeles que se esperan de los hombres.

 En la Inglaterra del año 1600, un escudero adolescente que aspiraba el título de caballero debía ser aprendiz de uno, jurar fidelidad al rey ante un artefacto sagrado, participar en justas y combates, recibir confirmación como cristiano y unirse a una cruzada a Tierra Santa.                                                                                                                                                                                                                                                          

Muchas culturas promueven las pruebas de la fortaleza. En Papúa, Nueva Guinea, los niños de la tribu sambia son separados de sus madres a los siete años para someterse a ritos de iniciación que incluyen sangrías nasales y hacer sexo oral con hombres.

En muchas sociedades, el matrimonio aún se define como un ritual religioso que, en el caso de los hombres jóvenes, representa el paso a la madurez adulta, la moralidad y los papeles sociales masculinos.

Un varón púber de las islas Trobriand, en el Pacífico, abandona a su familia para vivir en una casa bajo la tutela de un tío materno. Someterse a dicho mentor es muestra de respeto a sus antepasados y de compromiso con su comunidad.

En la India, los varones hindúes de casta inferior pueden demostrar su valor, y alcanzar cierto estatus, mediante rituales como caminar descalzos sobre carbones encendidos durante festivales o luchar con toros en las celebraciones de la vendimia.

Los niños de la tribu kpelle, en Liberia, son aislados durante cuatro años de iniciaciones, instrucción, circuncisión ritual y ceremonias que, se cuenta, fueron creadas por los dioses para que los hombres adquirieran poderes sobrenaturales para sobrevivir.

Grupos terroristas como ISIS exigen a los iniciados que cometan actos de violencia extrema, inclusive a hacerse explotar en lugares públicos.

En los 30´s, en Estados Unidos, la mafia propició conductas masculinas extremas, definidas por la violencia y el terror, y conductas masculinas condicionales, en las que el estatus depende de la pertenencia al grupo; dejarlo podía significar perder la hombría e incluso la vida.

¿A qué obedece esa frenética necesidad de demostrar la hombría?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • No se han encontrado comentarios

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.