Encuesta de la semana

¿Es el Sol el secreto de nuestra existencia?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

En 1990, cuando el Voyager II dejó Neptuno y se dispuso a salir del Sistema Solar, giró para tomar la última foto de la Tierra. Entonces, pudimos ver la imagen más alejada de nuestro planeta a 6,000 millones de kilómetros. Ese pequeño punto azul es nuestro hogar y eso somos nosotros. En él están todos los que amamos, todos los que conocemos; todos de quienes has oído hablar y todos los seres humanos, quienes fueran que han vivido sus vidas.

 

Miles de religiones, ideologías y doctrinas económicas. Cada cazador y cada recolector. Cada héroe y cada cobarde. Cada creador y destructor de civilizaciones. Cada rey y cada plebeyo. Cada joven pareja de enamorados. Cada madre, cada padre y niños con esperanzas. Inventores y exploradores. Cada político corrupto. Cada “superestrella”. Cada “líder supremo”. Cada santo y pecador de la historia de nuestra especie han vivido ahí.

La Tierra no es más que un pequeñísimo grano que forma parte de una vasta arena cósmica. Piensa en los ríos de sangre derramados por cientos de generales y emperadores, para conseguir la gloria y ser amos momentáneos de una fracción de un punto. La frecuencia de sus malentendidos, la impaciencia por matarse unos a otros, la generación ferviente de odios. Nuestra presunción imaginada, la falsa ilusión que tenemos de tener un lugar privilegiado en el universo, son desafiadas por este pálido punto de luz.

Nuestro planeta es una mota solitaria en la inmensa oscuridad cósmica, en toda esa extensa oscuridad, no hay ninguna pista que la ayuda vendrá de otra parte para salvarnos de nosotros mismos. La Tierra es el único mundo conocido hasta el momento capaz de albergar vida. No existe otro lugar, al menos en el futuro cercano al cual nuestra especie pueda migrar. ¿Visitar? Sí, pero establecerse aún no. Por el momento la Tierra es el lugar donde estamos.

Se ha dicho que la astronomía es una experiencia constructora de carácter y humildad, quizá no exista mayor demostración de la locura de la presunción humana que esta imagen distante de nuestro diminuto mundo. Para mi recalca nuestra responsabilidad de compartir más amablemente los unos con los otros, para preservar y cuidar ese puntito azul pálido, hoy el único hogar tenemos.

Un homenaje al gran astrónomo y divulgador de ciencia, Carl Sagan (1934-1996)

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • No se han encontrado comentarios

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.