Adicionalmente a la hipótesis hoy dominante del impacto espacial, hay otras conjeturas que han tratado de explicar la desaparición repentina de los grandes reptiles:

 

1) Aumento de oxígeno: El paleontólogo británico Richard Owen propuso que hubo un cambio brusco en la proporción de este gas vital para lo cual no estaban preparadas las criaturas de sangre fría y con menos demandas energéticas.                                                                                                                            

2) Gigantismo: De acuerdo con el Barón húngaro Franz Nopcsa, desarrollar un gran tamaño y protegerse con armaduras exigió un sobreesfuerzo a la hipófisis. Esta adaptación produjo un crecimiento excesivo en los huesos de las extremidades de los dinosaurios, que resultó fatal.                                                                                                                                                            

3) Pandemia: Roy Lee Moodie sugirió de alguna manera la senda abierta por Nopcsa. En un compendio publicado en 1923, este experto estadounidense llegó a la conclusión de que a finales del Cretácico los dinosaurios alcanzaron el máximo de enfermedades articulares e infecciosas, como podría haber sido la malaria.                                                                                                                                                                              

4) Alergia al polen: Los geólogos R.L. Dott y R.H. Batten sostenían que la aparición de las plantas con flores a finales del Mesozoico pudo generar violentas reacciones alérgicas a los dinosaurios.                                                                                                                                                                          

5) Diarrea: El bioquímico inglés Ernest Baldwin planteó que los grandes reptiles tal vez comenzaron a comer plantas coníferas con efectos purgantes.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           

6) Ceguera: El científico británico L.R. Croft descubrió que la proteína gamma-cristalina, presente en el cristalino del ojo, se opaca por el calor o por una larga exposición a la luz. Después, en 1982, Croft sugirió que un incremento en la temperatura global había dejado ciegos por cataratas a los dinosaurios.                                                                                                                                                

7) Supernova: A comienzos de los años 70, el paleontólogo canadiense Dale Russell realizó un estudio del registro fósil y dedujo que la extinción fue casi instantánea en términos geológicos. Russell propuso, junto con el físico Wallace Trucker, que la causa fue la radiación emitida por el estallido de una estrella masiva.                                                                                                                                                     

8) Supererupción: Según un estudio publicado en el 2015 en Science, el impacto del meteorito en Yucatán incrementó también la actividad volcánica en la meseta india del Decán y contribuyó al cambio climático que causó la extinción.                                                                                                                                                                                                      

Todas estas hipótesis me llevan a encomiar el siguiente pensamiento: “La ciencia tiene evidencias pero no está segura de todo. Las religiones están seguras de todo pero no tienen evidencias”. Ashley Montagu.

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • No se han encontrado comentarios