En México hay algunas empresas dedicadas al confinamiento de baterías. Debido al alto costo de los procesos de refinamiento y reciclaje, la mayoría de estas son trasladadas desde Estados Unidos a un cementerio ubicado relativamente cerca de la ciudad de Monterrey, N.L. donde son encapsuladas y se entierran en celdas específicas.

 

La Comisión para la Cooperación Ambiental (CEC, por sus siglas en inglés) ha advertido desde hace unos años del peligro de este tipo de prácticas en las que por la estricta reglamentación que existe en el vecino país del norte en cuanto a contaminación por plomo, las empresas estadounidenses han optado por enviar las baterías hechas con este material a otros países para su confinamiento.

Esto a pesar de los peligros para los trabajadores y las comunidades donde se encuentran estos depósitos, cuyos métodos no son los adecuados para el manejo de estos desechos. El plomo, uno de los principales componentes de los acumuladores de autos, al ser liberado provoca diversos problemas como daño renal y presión arterial alta en adultos; en niños afecta el desarrollo neurológico. *Fuente: cec.org

Reflexiones: No sólo estamos contaminando el subsuelo con millones de toneladas de material chatarra, sino además con montones de productos y subproductos radiactivos extremadamente nocivos para la salud.  

A esto sumémosle nuestro devastador crecimiento poblacional (actualmente 7,200 millones de seres humanos), el desmedido incremento de producción industrial, la colosal devastación de bosques y selvas para convertirlas en zonas agrícolas (incluye cultivo de estupefacientes) y de pastoreo de ganado.

Simplemente pensemos cuando nos desplazamos por carretera o bien por el pueblo o ciudad en la que vivimos, ¿cuántos cientos de miles o quizá millones de árboles tuvimos que derribar para poder viajar con mayor comodidad?, ¿o bien para edificar nuestras calles, banquetas, casas, plazas, comercios y fábricas?                                                                               Para fines prácticos, las ciudades son las costras infecciosas del planeta.

Es por estas y por muchas otras razones que bajo la premisa de poder heredar un planeta con las garantías y condiciones óptimas que puedan sustentar la vida a nuestras futuras generaciones, hoy más que nunca sostengo mis tesis más urgentes de aplicación:

1) Reducir paulatinamente nuestras tasas de natalidad.

                                                                            

2)Establecer legislaciones mundiales de mitigación ambiental para realizar reforestaciones súper masivas por todos los rincones del planeta.

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • No se han encontrado comentarios