La Basílica de Guadalupe en la Ciudad de México recibe en promedio anual a 18 millones de turistas. Según la tradición, la aparición de la Virgen de Guadalupe al indígena Juan Diego en el cerro del Tepeyac ocurrió poco después de la conquista, en 1531. Hoy el culto a la “virgencita” es considerado “esencia de la mexicanidad”. Sin embargo, la devoción y las peregrinaciones para visitar a la residente del Tepeyac datan de mucho antes de la llegada de los españoles.

 

Como menciona Bernardino de Sahagún (1499-1590) en su Historia general de las cosas de Nueva España (siglo XVI), los antiguos mexicanos venían hasta este cerro para venerar a “Tonantzin”. Bajo este nombre se aglutinaba a diversas diosas del panteón prehispánico consideradas en conjunto “la diosa madre”. Los misioneros españoles decidieron encausar este fervor erigiendo ahí mismo el culto a la Virgen de Guadalupe.

Es posible que, dado que ambas deidades eran consideradas “madres”, los indígenas asimilaran a la nueva bajo la imagen de la mexica, pues como el mismo Sahagún señala, que a pesar de que en todas partes hay muchas iglesias de Nuestra Señora, no van a ellas, y vienen de lejanas tierras a esta “Tonantzin” (la del Tepeyac) como antiguamente.

Por otra parte, los orígenes de la Guadalupana puede que no estén en la leyenda de Juan Diego, ni siquiera en México, sino en la región de Extremadura, en la localidad de Cásares, España, en el Real Monasterio de Guadalupe (siglo XIV). Ahí se resguarda una Guadalupe que si bien su culto hoy es menor que el de la mexicana, en el pasado estuvo sumamente extendido por Europa, según el historiador y cronista fray Sebastián García (1927-2015). Tanto, explica en una entrevista realizada en 2003, que Hernán Cortés y Cristóbal Colón le eran devotos. Precisamente el nombre de Guadalupe procede del árabe Wad-al-luben (río escondido).

De acuerdo con el historiador, para hacer la imagen mexicana los misioneros se basaron en la apariencia del coro de la iglesia del monasterio guadalupano cuya réplica pudo ser llevada a Nueva España. Ambas imágenes comparten el manto estrellado, la piel oscura, la luna y el ángel que sostiene a la virgen, y el halo de luz o rayos que la rodean.

¿Entonces la Virgen de Guadalupe es o no es de origen mexicana?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0