Encuesta de la semana

¿Fomentando el uso de la moto, ayudará a bajar los índices de contaminación?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

Para el filósofo y neurocientífico cognitivo Joshua D. Green, de la Universidad de Harvard, la humanidad civilizada ha entrado en conflictos sociales mayores debido a que aún nos regimos por un pensamiento moral paleolítico o primigenio, conocido como sentido común, aplicándolo a los problemas de la vida moderna, mucho más complejos que los enfrentados por nuestros antepasados. Por ejemplo, la devastación del ambiente, ya sea en forma de deforestación o acaparamiento de los recursos hídricos, el resultado de interés de mercado, Y no de supervivencia, un instinto primordial. 

 

En palabras de Green, nuestros cerebros aún se encuentran en esa etapa primitiva, en contraste con la modernidad que nos rodea, por lo que tendremos a pensar que la verdad moral está de nuestro lado; de alguna manera, aún somos cavernícolas en un mundo sobre poblado y tecnológicamente avanzado.

Reflexiones: Las sociedades humanas procedentes del Centro de África y sus posteriores migraciones a otros rincones del planeta por cientos de miles de años, han formado una gran diversidad y multiplicidad de culturas; así como también considerables diferencias en sus rasgos étnicos, mismos que pareciera que provenimos de diferentes ramas biológicas.                                                                                                           No obstante, esas diferencias físicas han sido provocadas principalmente por las condiciones geológicas y climáticas en donde se han desarrollado, pero irrefutablemente todos compartimos un mismo tronco genético.

Y a pesar de ésta comprobada igualdad genética (según profundos estudios del DNA) resulta sorprendente observar que hemos vivido a lo largo de nuestra historia trenzados en una coexistencia, arrebatada, frenética, intolerable, agresiva, irrefrenable y violenta.

Una historia pletórica de sangre e infamia por los abusos de los fuertes contra los débiles, de los conquistadores contra los conquistados. Alimentada por ideologías patrioteras y raciales, así como credos fundamentalistas y numerosos ejércitos de fanáticos a ultranza.

Recordemos la II Guerra Mundial donde tres países (Alemania, Italia y posteriormente Japón) declaran las hostilidades contra el resto de las naciones del mundo, provocando el estallamiento de dos bombas nucleares, una en Hiroshima y otra en Nagasaki, así como la muerte de más de 60 millones de vidas en total de esta lamentable conflagración.

                                                                                                                                                                                   Hoy las rivalidades se escenifican más enfocadas al concepto Oriente (Siria, Libia, Irán) Vs. Occidente (Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña) y seguimos trabados en la violencia.

¿Ahora si coincides con esta tesis acerca de nuestro primitivismo cerebral? 

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • No se han encontrado comentarios

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.