A causa del incremento de la temperatura en el Círculo Polar Ártico, cada verano Groenlandia pierde la mitad de su cubierta de hielo. Sin embargo, la NASA observó un fenómeno dramático: información satelital mostró que entre el 8 y el 12 de julio pasado se descongeló 97% de la superficie total de la isla, el derretimiento más grande registrado en 40 años de observación. 

 

Frente al idea de asociar el evento con el cambio climático, los investigadores consideraron que es demasiado pronto para asegurarlo, porque desde el último deshielo masivo, ocurrió en 1889, se cree que este hecho sucede cada 150 años por razones naturales, "Si los satélites documentan el mismo grado de fusión el siguiente verano, entonces empezaremos a pensar que está relacionado con el calentamiento global", indicó Dorothy Hall, glacióloga  del Centro de Vuelo Espacial Goddard, en Estados Unidos.

La teoría más aceptada por la NASA es que el descongelamiento coincidió con una gran onda de aire caliente estacionada ocho días sobre la zona. Por otra parte, el manto de hielo ha perdido progresivamente su capacidad de reflejar los rayos solares y por tanto absorbe en mayor cantidad el calor producido en ellos. *Fuente: nasa.gov

Reflexiones: Yo creo que para estas alturas nadie puede en la plenitud de su juicio, dudar que ya nos encontramos en un evidente e irrefutable cambio climático global. El cual paulatinamente irá elevando la temperatura planetaria y que por supuesto ocasionará fenómenos previsibles y quizá otros insospechados. Como mayores y extendidas sequías, lluvias mucho más copiosas, monstruosas tormentas y huracanes, el aumento en el nivel del mar por el deshielo de los polos, la extinción de muchas especies de flora y fauna y sobre todo titánicas migraciones a regiones más ricas o menos riesgosas del planeta.

Y todo esto nos lleva a pensar que la famosa política social de muchos países de la adaptación al cambio climático, ha sido irremisiblemente una muy lamentable forma de aceptación, tolerancia y conformidad; derivada de nuestra propia irresponsabilidad, al priorizar la industrialización, la comercialización, la devastación de bosques y selvas por intereses mineros, la creciente demanda de combustibles fósiles, el lento desarrollo tecnológico de la investigación y producción de energías limpias, además del exponencial aumento poblacional.     

¿Es ya el momento de responsabilizarnos por el futuro de nuestro planeta? 

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0