470 mil elefantes quedan en todo el mundo. De 30 mil a 50 mil mueren cada año por la caza ilegal. Un kilo de marfil de valúa en 1,145 dólares y en el mercado negro alcanzan los 3,000 dólares. 200 millones de dólares mueve en África el comercio de marfil. Solo el 10% del contrabando de marfil es interceptado. China, Tailandia y Estados Unidos son los principales clientes de marfil.

 Cada año los cazadores furtivos asesinan entre 30,000 y 50,000 elefantes africanos para hacerse de sus colmillos. Como una estrategia para detener este negocio, en 2008 la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres autorizó parcialmente la venta de marfil; el objetivo era abastecer la demanda de “oro blanco” en Asia (donde es considerado un bien de lujo) con el marfil obtenido por medios legales (colecciones privadas, reservas incautadas, en el pasado por gobiernos, procedente de elefantes fallecidos de manera natural) pues se creía que ello desincentivaría su venta ilegal bajo la lógica de que menos compradores estarían dispuestos a adquirirlo en el mercado negro.

Sin embargo, a decir de los investigadores Solomon Hsiang y Nitin Sekar, de la Universidad de Berkeley y Princeton, respectivamente, el efecto logrado fue justo el contrario: la venta legal de marfil hizo más accesible la adquisición de este bien a los compradores, por lo que la demanda aumentó.

Al no existir suficientes reservas para abastecerla, el mercado negro ha hecho su “agosto” contrabandeando más y más marfil al hacerlo pasar como legal, llegando de modo más fácil a los consumidores finales. En lugar que la producción de marfil ilegal desapareciera, se ha incrementado en 66% desde 2008. Tan solo entre 2010 y 2014 más de 100,000 paquidermos murieron con este propósito, poniendo en riesgo la supervivencia de la especie.

Durante la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestre (CITES) a celebrarse en Johannesburgo, Sudáfrica, en la que participaron 29 países africanos; propusieron que se prohíba totalmente el comercio de marfil y se cierren a nivel internacional los mercados.

La situación de los paquidermos africanos es muy grave: se estima que de seguir la cacería ilegal, esta especie pudiera extinguirse en el continente africano en 2025.  *Fuente: Princeton.edu

¿Y tú qué sugieres para preservar a nuestros elefantes? 

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • No se han encontrado comentarios