Encuesta de la semana

¿Quién afirma tiene la carga de la prueba?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

Con el paso de los años el cromosoma “Y” de los neandertales desapareció del código genético de los humanos modernos. Actualmente la población masculina en el planeta tiene hasta 4 por ciento de genes de esta especie extinta, pero dicho cromosoma no forma parte. 

 Lo anterior lo aseguran investigadores internacionales y de la Escuela de Medicina de la Universidad de  Stanford, Estados Unidos, quienes analizaron más de un millón de muestras de cromosomas “Y” y en ninguna encontraron rastros neandertales de esta estructura genética que se hereda exclusivamente de padres a hijos.

Aunque los científicos no tienen clara la razón por la cual el cromosoma “Y” neandertal dejó de formar parte de los genes modernos, tienen dos hipótesis. La primera plantea que con el tiempo y por casualidad pudo desplazarse fuera de la reserva genética humana. La segunda, y más aceptada, es que estos cromosomas incluyen genes incompatibles con otros genes humanos y eso pudo provocar que el sistema inmunitario de la mujer atacara los fetos masculinos con estos genes, provocando su aborto, y así que el cromosoma desapareciera.

Las muestras de cromosomas (humanas y algunas de chimpancés) fueron comparadas con una que perteneció a un neandertal varón hallada en un yacimiento de El Sidrón, en Asturias, España.
*Fuente: med.stanford.edu;scientificamerican.com;cell.com

Reflexiones: Es sorprendente los contrastes que prevalecen en general entre las creencias religiosas y las investigaciones científicas acerca de nuestros orígenes como especie humana.

or un lado nos revelan “la verdad”, consistente en nuestro provenir de un génesis divino y que fuimos depositados en el centro del universo, donde Sol, Luna y estrellas giran a nuestro alrededor, para que admiremos la grandeza y belleza de la creación, y de esta manera exhortarnos a adorar a uno o varios dioses, como compensación, resarcimiento, expiación y agradecimiento de habernos permitido gozar del privilegio de la vida.

Y por otro lado nos inducen al mundo de la duda, del escepticismo, de la suspicacia, de la incertidumbre, de la incredulidad. Motivos que impulsan a la curiosidad, a la investigación, a la exploración, a la búsqueda  y a la observación. Donde todos los teoremas, proposiciones, tesis, afirmaciones y enunciados, son refutables, rebatibles, discutibles, impugnables y cambiantes.     Un universo donde no existe la  verdad sino la versión.

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • Ramiro Valencia Martínez

    Apreciable Jorge, gracias por una gota-nota más resultante de tu constante y loable quehacer de investigación, escritura y divulgación. Del presente artículo expreso mi convicción de que sea creacionismo o evolucionismo, ambos procesos son encausados por "La presencia ignorada de Dios"
    Sea pues

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.