Encuesta de la semana

¿Sigues pensando que somos el centro del universo?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

Bien recuerdo mis primeras semanas cuando recién ingresé a la universidad en la ciudad de Monterrey, período durante el cual tuve la oportunidad de conseguir un trabajo como chofer de una imprenta, esto para poder costear mis estudios.

Mi jornada laboral comenzaba a las 7:00 de la mañana, para terminar a las 3:00 de la tarde. Inmediatamente de ahí me desplazaba a la universidad, ya que el horario de las clases era de las 4:00 de la tarde a las 10:00 de la noche. Al término de la cátedra universitaria, rápidamente me dirigía a la casa de una muy querida tía, quien amablemente me alojó en apoyo a mi gran ilusión de terminar mi carrera. Me ponía a hacer mi tarea poco antes de las 11:00 de la noche y como era de esperarse, se me estrechaban mis horas de sueño a 4 horas y media o quizá menos.

Al paso del tiempo, platicaba de mi cansancio y agotamiento con un compañero de clases, quien me recomendó fumar tabaco para combatir los síntomas de la fatiga y la falta de horas de sueño. Nunca antes yo había fumado, así que al principio me fue muy complicado tragar el humo. Pero cuando logré dominar la tos, ahí me enganché con 30 años de una extrema adicción. Hoy a 12 años de años de ya no fumar y de sentirme de maravilla, sigo luchando contra la terrible dependencia del cigarro.

Al parecer las campañas contra el consumo de tabaco en Estados Unidos, a 50 años de haber iniciado, han rendido fruto. El estudio a largo plazo sobre el impacto de dicho estrategia de salud ha dado como resultado el salvar la vida de 8 millones de personas, quienes a través de estos mensajes moderaron o abandonaron el hábito

El estudio, realizado con modelos matemáticos y estadísticos para la escuela de salud pública de la Universidad de Yale, aclara que aún cuando desde 1964 han muerto 17.6 millones de estadounidenses por enfermedades relacionadas con el tabaquismo, 2.7 millones de mujeres y 5.3 millones de hombres mantuvieron sus expectativas de vida en promedio 19.6 años; así mismo se evitaron 31% de nacimientos prematuros, y en la actualidad un hombre de 40 años tiene en promedio 7.8 años más de vida que sus padres o abuelos. *(Fuente: news.yale.edu)

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • No se han encontrado comentarios

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.