Encuesta de la semana

¿Educación sexual académica, como herramienta para la disminución de la población mundial?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

Solar Dynamics Observatory, en el Centro Espacial de la NASA, es la institución de investigación solar más importante del mundo.
El Sol es nuestro reactor nuclear aún incomprendido. Lleno de furias imprevisibles y calmas perturbadoras. Es un astro tan fascinante como frustrante para los astrónomos que indagan dentro de su anatomía interior, que toman el pulso de sus erupciones y que peinan sus cabellos invisibles de campos magnéticos. Siglos de estudios y los últimos instrumentos espaciales nos han regalado información sin precedentes.

Hemos aprendido sobre su corazón, el cual, calentado a 15 millones de grados centígrados, cada segundo se transforma cuatro millones de toneladas de hidrógeno en helio y en luz. Sabemos que sus campos magnéticos son los que presiden la circulación de toda la materia solar. Hemos medido las negras manchas de su superficie, donde nacen destellos 10,000 veces más intensos que su propia luz, y periódicamente auscultamos su fotósfera, que escupe géiseres de plasma y partículas hiperaceleradas.

Desde hace más de siglo y medio sabemos que cada 11 años en promedio el Sol se "activa", es decir, se cubre de manchas oscuras y bastante más frías (entre 3,000 y 4,000 grados centígrados). Esto considerando que el resto de su superficie arde a 6 mil grados centígrados.

El Sol tiene un volumen de 1´301,200 veces el de nuestro planeta, tiene una edad estimada de 5,000 millones de años y se encuentra a una distancia de 149 millones de kilómetros, lo cual origina en nuestro planeta una temperatura promedio global de 11 grados centígrados, que permite que la mayoría de sus océanos, mares, lagos y ríos ¡El agua permanezca líquida! Su luz tarda 8 minutos y 18 segundos en llegar a la Tierra.

En el núcleo del Sol las altísimas temperaturas son producidas por las enormes presiones desde su corteza hasta el centro. Presiones tan descomunales que generan constantes reacciones nucleares, mismas que no solo generan un brillo cegador, sino además el calor que irradia a todo el sistema solar.

Pareciera increíble, pero aún hay personas que ignoran el nuestro Sol es una estrella más en la galaxia de la Vía Láctea y del en vasto universo. Y que además, son poco conscientes que ese astro es la primera y principal causa que en nuestro planeta ¡exista la vida!

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • No se han encontrado comentarios

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.