Encuesta de la semana

¿Estas tesis antropológicas contrastan con los relatos bíblicos?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

Durante el siglo XX los sorprendentes hallazgos de antepasados se multiplicaron, y han esclarecido cada vez más el misterio sobre nuestros orígenes. Aunque escaso, explica los voceros del Departamento de Biología Evolutiva de la UNAM, El registro fósil representa la fuente más rica de información que tenemos para conocer la historia evolutiva y el modo en que se llevó a cabo. Como mencionan en su artículo "Registro Fósil y Evolución de Homínidos".

 A partir de los fichas técnicas obtenidas de los restos ahora sabemos que representamos a la especie viva de la subfamilia hominidae, que entre otras cosas se caracteriza por su locomoción bípeda, La cual compartimos con los ardipithecus y australopithecus, especies que existieron hace 4 millones de años o quizá más.

Contrario a lo que se llegó a suponer, la evolución humana no fue un proceso lineal. De acuerdo con expertos antropólogos, Las diferentes especies de homínidos no se sucedieron paulatinamente unas a otras en el tiempo, como muestra la famosa iconografía en el que un simio evoluciona hasta convertirse en humano.

Si no que existieron varias especies incluso llegaron o coexistir en un mismo lugar. A pesar de que en muchas ocasiones se han hallado restos de dos o más especies en un sitio, como el caso del homo sapiens y homo neanderthalensis en algunas cavernas europeas, se sabe que algunos fueron contemporáneos y llegaron a convivir.

El A. afarensis, por ejemplo, vivió durante 700,000 años junto al A. africanus, Pero mientras que el primero fue exclusivo del este de África, el segundo hábito el sur del continente. También se han encontrado pequeñas poblaciones de una especie que todo en el territorio de otra, como él A. africanus, que coexistió con el H. habilis por casi 200,000 años y este último, a su vez, durante un tiempo hizo la tierra junto al homo erectus.

El avance de la antropología genética nos ha permitido comprobar que nuestros parientes vivos más cercanos son los chimpancés. El 98.8% de genes humanos coincide con los suyos, seguidos de los gorilas y los orangutanes.

Me pregunto: ¿Qué tipo de planeta tendríamos si eventualmente los neandertales no hubiesen desaparecido y conviviéramos con ellos?, ¿cómo sería nuestras sociedades?, ¿Cómo sería nuestra cultura, nuestras religiones?, ¿estaríamos en constantes luchas de poder?, ¿quién discriminaría a quién?

ENCUESTA:

¿Estas tesis antropológicas contrastan con los relatos bíblicos?

 

 

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.