Encuesta de la semana

¿Tienes amistad con alguna persona gay?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

Por definición podemos considerar, que es un conjunto de conductas y comportamientos, basados en prejuicios, que consiste en el rechazo a las personas que tienen una orientación sexual distinta al vínculo hombre–mujer (macho-hembra).

 La Organización de las Naciones Unidas / ONU, considera que aproximadamente que un 11% de la población mundial tiene preferencias sexuales diferentes.

Un homofóbico considera la sexualidad con base en un aprendizaje social o cultural de lo que es “correcto” o “incorrecto”. Cree que cualquier ejercicio de la sexualidad que no sea el heterosexual como antinatural, anormal y patológico.

Desde la psicología, algunas personas, a partir de su historia de vida, desarrollan un pensamiento rígido: aprenden reglas sobre cómo debe funcionar la vida o la sociedad y las acatan sin cuestionarlas. En el caso de la sexualidad, sus reglas les indican cómo vivirla “correctamente” y por ello rechazan lo que es diferente. Ser homofóbico va más allá de burlarse de los gay. De acuerdo con la ONU, la homofobia es una violación a los derechos humanos de las personas.

A causa de esta forma de discriminación algunos homosexuales mantienen su orientación sexual en secreto para evitar la vergüenza pública, la violencia, la tortura, el encarcelamiento o que los despidan de sus empleos. Algunos son rechazados por su familia o se genera un conflicto en ella si algunos miembros los apoyan y otros los rechazan.

Niños y jóvenes son víctimas de acoso por parte de sus compañeros o, incluso, son expulsados de sus escuelas. Este tipo de violencia les causa angustia, soledad, baja autoestima y depresión. En el día a día, millones de gay, lesbianas, bisexuales y transexuales tienen que soportar comentarios hirientes o burlas, y no pueden compartir detalles de su vida por temor a las consecuencias de discriminaciones sociales.

Muchas personas transexuales se suicidan por el prejuicio, el rechazo y la exclusión. Simplemente no encuentran un lugar digno en la sociedad. Incontables personas son tratadas como ciudadanos de segunda categoría y se les niegan derechos como seguridad social, pensiones, herencias y el derecho a la adopción, entre otros.

Reflexiones personales: A la fecha nadie sabe por qué Dios o la Naturaleza, ha creado estas multiplicidades de preferencias sexuales en casi todas las especies de mamíferos. Y si aún no podemos comprenderlo, ¡pues tampoco podremos impugnarlo!

¿El homosexual nace o se hace…?

ENCUESTA:

¿Tienes amistad con alguna persona gay?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • Adriana Alcaraz De La Rosa

    Me parece muy interesante el tema de la columna porque hace referencia a un serio problema social que implica aspectos tan relevantes como la aceptación o no de lo diferente. En psicoanálisis es clara la tendencia a la exclusión del que goza diferente, genera angustia que alguien encuentre formas distintas de vivir y de decidir su vida. Esto, para algunos, además de inquietante se coloca en el lugar de lo normal o lo anormal y se explican conductas con base en circunstancias simplistas como la reproducción o la complementariedad, dejando un aspecto tan complejo como lo es la sexualidad humana, reducido a la biología. Como seres humanos, somos más, mucho más que sólo biología, una de las cosas que nos distinguen, presuntuosamente e las especies “inferiores”, es el ejercicio del libre albedrío. La homofobia va anulando, desde mi punto de vista, la valiosa praxis de la libertad de pensamiento y la necesidad extrema de imponer las decisiones de algunos en la mente de los otros, violando así el respeto a que cada quien decida su propia forma de gozar.

  • Guido

    Tan anormal es ser homosexual, que si todos fueramos asi, desaparecería la especie humana. Y no salgan con la mamada de que podría ser por medios artificiales la concepción.

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.