“Toda persona tiene derecho a un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar” Artículo 4º. De la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Un ambiente contaminado afecta la salud, bienestar y futuro. Es por ello que La Universidad Nacional Autónoma de México, a través de Ciencia UNAM, establece y publica este muy sencillo manual para lograr un mejor entorno ambiental.

Las recomendaciones aquí presentadas son parte de Guía de Buenas Prácticas para un México Sustentable, producto del Seminario Universitario de Sociedad, Medio Ambiente, e Instituciones (SUSMAI) y de la Agenda Ambiental 2018 de la UNAM, en las cuales se reúnen conocimientos y propuestas de científicos de diferentes instituciones y de miembros de organizaciones civiles.

1) AGUA: Evitemos arrojar productos químicos al drenaje, como medicamentos o aceites, ya que muchos de ellos no se eliminan en las plantas de tratamiento y pueden afectar a seres acuáticos y a los humanos. Además, captar agua de lluvia, es una buena opción. No debemos ingerir directamente el agua sin desinfectarla previamente; necesitamos un filtro para mejorar su calidad y darle distintos usos.

2) ALIMENTOS: Reducir el consumo de alimentos procesados, ricos en grasas saturadas (carnes, embutidos, mantequilla, etc.) y azúcar (refrescos, postres, jugos). Es mejor incluir en nuestra dieta frutas, verduras y semillas producidas por agricultores de nuestra localidad. Generalmente los productores artesanales evitan el uso de los pesticidas, plaguicidas y otros agroquímicos peligrosos que suelen emplear los grandes productores: esas sustancias degradan los suelos y amenazan a las abejas, a las aves y a los murciélagos. Estos polinizadores se alimentan de las flores, esparcen el polen y favorecen a la reproducción de muchas plantas. Nuestra seguridad alimentaria depende ampliamente de ellos.

3) RESIDUOS: El consumo de productos desechables genera una gran cantidad de residuos, muchos de los cuales no se degradan. Reduzcamos el consumo de plásticos, PET y unicel. Al consumir alimentos, deberemos de elegir materiales que podamos reutilizar. Para las bebidas procuremos llevar vaso, tasa o termo. Llevemos bolsas de tela cuando acudamos al mercado. Limpiemos los envases de aluminio antes de tirarlos; esto ayudará a que sean aprovechados.

Todas las acciones por la conservación de nuestro planeta que podamos poner en práctica, pudieran garantizarán nuestra propia vida y la de nuestras descendencias. ¿Y tú, qué opinas…?

ENCUESTA:

¿Hay algo más importante que la VIDA?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • Alvaro

    Creo que debemos entender que somos partes de un orden y que todo esta interconectado, por lo que si rompemos el equilibrio natural, ya sea por decisión propia o por que estemos manipulados nos vamos a ver seriamente afectados.