Encuesta de la semana

¿Nuestro subdesarrollo se debe al seguimiento de una actitud equivocada?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

Dinamarca, Islandia, Suecia, Noruega, Finlandia son países muy exitosos. Obtienen los mejores puestos en indicadores de escalas mundiales en:

 1) EDUCACIÓN: Finlandia tiene uno de los mejores sistemas educativos en el mundo. La educación es gratuita, pagada 100% por el gobierno. Los profesores solo pasan 4 horas diarias dando clase y todos deben tener una maestría además de su licenciatura. El 93% de los finlandeses se gradúan de la escuela de secundaria.

2) LIBERTADES PERSONALES: Los países nórdicos son países igualitarios que respetan las libertades del individuo. Dinamarca fue el primer país en legalizar la unión de parejas homosexuales. Son los primeros países con mayor libertad de prensa. Hasta hoy no se ha asesinado a ningún periodista.

3) ECONOMÍAS PRUDENTES: La baja población de los países nórdicos permite que sus economías puedan cubrir las necesidades de sus habitantes y al mismo tiempo su proximidad a los mercados europeos, les permite incrementar la demanda por sus productos más allá del mercado local.

4) BENEFICIOS SOCIALES: La educación y los servicios de salud son gratuitos. En Suecia por ejemplo si un trabajador enferma cobra hasta un 80% de su sueldo mientras esté enfermo, si se queda sin trabajo cobra un salario proporcional al del último trabajo durante todo un año, aunque lo más probable es que tenga pronto un nuevo trabajo. El estado cuida facilita que los jóvenes puedan abandonar el hogar e independizarse si lo desean, tan pronto como cumplen la mayoría de edad.

5) COMPROMISO SOCIAL: Son grandes protectores de su medio ambiente. Son líderes en la creación y uso de energías renovables. Tan exitosas son estas centrales eléctricas alimentadas por basuras que Suecia importa casi un millón de toneladas de basura del resto de Europa al año. Los países nórdicos están todos entre los menos corruptos del mundo.

6) CONTRIBUCIÓN DE LAS MUJERES A LA SOCIEDAD: Los 5 países nórdicos están entre los que tienen mayor representatividad de mujeres en sus parlamentos. Similarmente el porcentaje de mujeres incorporadas al mercado de trabajo. Seis de cada 10 mujeres trabajan.

Cuando en los países como México y el resto de América Latina busquemos, adoptemos y logremos establecer parámetros similares; solo entonces pudiésemos acariciar serias posibilidades de sociedades más justas, más equilibradas, más desarrolladas.

¿O tienes tú algunas otras propuestas…?

ENCUESTA:

¿Nuestro subdesarrollo se debe al seguimiento de una actitud equivocada?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • alvaro torres del valle

    Estimado Jorge;
    Afortunadamente no son solamente los Escandinavos quienes han llegado a los mejores niveles de bienestar que ha conocido la historia.
    Y tanto ellos como los demás lo han logrado con una misma receta:
    Estas han sido las Políticas públicas que si han llegado al “ideal” del desarrollo equitativo.-
    A menudo escuchamos a políticos decir que cada pueblo debe encontrar su propio camino hacia el bienestar. Eso es un eufemismo para no decir lo que realmente piensa: “yo soy de la postura de que el gobierno tiene el derecho de hacer lo que le parezca”
    Esa postura de que cada gobierno tiene el derecho de hacer lo que “crea” es peligrosa, huele a totalitaria y en muchas ocasiones ha implementado políticas perjudiciales al tiempo que dejaba indefenso al pueblo.
    No es verdad que haya muchos caminos hacia el bienestar, la historia del último siglo y medio nos muestra que ha habido UNO y solo uno, las sociedades que lo han implementado son aquellas que han logrado los mejores índices de salud, desarrollo cultural, desarrollo económico, equidad social, coeficiente de Gini, niveles de oportunidad, productividad laboral, tiempos de descanso, gobiernos democráticos, acceso a la salud y a la educación académica, desarrollo humano, nutrición, gama amplia de alternativas profesionales, logros científicos y tecnológicos, movilidad social, erradicación de pobreza etc. etc.
    Concretamente los siguientes países: Alemania, Australia, Austria, Nueva Zelanda, Canadá, los Escandinavos, Suiza, Luxemburgo, Países Bajos, Francia, Polonia, República Checa, Escocia, Singapur, Japón, Irlanda, las repúblicas Bálticas, Croacia, Hungría, Islandia, Hong Kong, Reino Unido, Malasia, Mauricio, Taiwán, Irlanda, España, Israel por mencionar algunos.
    ¿Y cuál es ese camino único me preguntara más de algún alumno? ya que los políticos “profesionales” de Latino América nunca lo explican.
    M.- Consiste en cuatro ingredientes:
    Primer Ingrediente.- Marco jurídico: No está diseñado para que quienes detentan el poder lo conserven, sino para auspiciar y proteger lo siguiente:
    a) La propiedad privada
    b) La libertad económica
    c) La justicia

    Segundo Ingrediente.- La inversión pública se concentra en tres rubros:

    a) Educación
    b) Salud
    c) Comunicaciones

    Tercer Ingrediente.- La mentalidad de la población: Este es el principal de los ingredientes, los gobiernos pero sobre todo la sociedad misma promueven que la población sea independiente y esforzada, que sea exigente con sus gobernantes, que aspire a logros, que tenga sueños y no espere dádivas del gobierno, que cada quien es el arquitecto de su destino, que sienta apego por su tierra y su país, que sean internacionalistas, que la población comparta valores y objetivos.
    Cuarto Ingrediente.- Honestidad de los gobernantes: No requiere explicación
    Estos ingredientes también se pueden y deben adaptar y aplicar en la empresa ya sea pública privada. Representan lo que comúnmente se denomina políticas de emprendimiento libre

    Políticas para cualquier ente económico
    La función de dirigir un ente económico está condicionada por la función de la empresa misma, tema en el cual compiten muchos desacuerdos. Lo que sea la empresa viene definido por lo que la empresa pretende y logra, es decir por sus objetivos. Además de los específicos que cada una persigue, toda compañía por el simple hecho de serlo tiende a un objetivo genético común, gracias a ello es que podemos hablar de la empresa en general sin necesidad de tener que referirnos a esta o aquella empresa, o estos o aquellos objetivos específicos, de hecho podemos decir que los objetivos específicos no son más que diversos modos de alcanzar el objetivo genérico.
    Afirmar, como algunos despistados lo hacen, que la empresa tiene como objetivo único la generación de utilidades es un error de minimización, y al mismo tiempo afirmar que generar ganancias no es un objetivo de la empresa constituye un error de esencia y de utopía.
    Sucede que el objetivo genérico es complejo, presenta diversos aspectos que lo configuran y que deben darse todos de manera simultánea sin considerar que alguno sea el medio para otro, sino a todos como aspectos del objetivo único.
    Por razones metódicas, (y en contraposición a lo que acabo de narrar) tengo que analizar separadamente los diferentes aspectos del objetivo genérico de la empresa.
    1.- Proporcionar un servicio a la sociedad.
    2.- Generar un valor económico agregado
    3.- Generar una compensación suficiente a quienes participaron en generar el servicio y el valor
    económico agregado
    4.- Lograr capacidad de auto continuidad.
    Analicemos estos elementos de uno por uno
    +Proporcionar un servicio a la comunidad social.
    La función de empresa, y por ende de quienes la dirigen, no puede entenderse sino en términos de un servicio social. Las tendencias del trabajo empresario hacen concebir a este como trabajo profesional, una de cuyas notas es precisamente prestar un servicio a la comunidad. El que la empresa lo presta es evidente, pero el que esto sea su fin podrá ser discutible aunque sin lugar a
    dudas creo que puede afirmarse que si la empresa no considera explícitamente este servicio como un aspecto del objetivo a alcanzar, está llamada a desaparecer.
    Para evitar malos entendidos hay que decir que el concepto de servicio social que se maneja aquí, está muy lejos de lo que se puede llamar “asistencial” o “beneficencia” y muy cerca de lo que puede entenderse como “servicio al consumidor” siempre que sea un servicio auténtico y no tan solo una mera apariencia.
    El antagonismo que alegan cierta ideologías entre el proporcionar un servicio a la sociedad y generar un valor económico agregado no es más que superficial ya que el hecho de generar riqueza es un servicio del cual la sociedad no puede prescindir. Pero este servicio se ve perturbado en una empresa cuando esta genera dicho valor a costa de y no en servicio a la sociedad. En teoría si son compatibles el generar riqueza y brindar un servicio, y lo serán en la práctica cuando la gestión administrativa aplica su acción de síntesis en estos dos aspectos del objetivo.
    A corto plazo no es difícil conseguir un valor económico a costa de mermar – mediante los muchos procedimientos de merma que el ser humano ha inventado—el servicio que le corresponde a la sociedad (esto sería una ineptitud pasajera); lo difícil pero permanente es lograr un aumento en el valor económico precisamente como fruto del servicio. La habilidad directiva no consiste en maximizar el valor minimizando el servicio, sino maximizar ambos en una acción de síntesis.
    Esto tiene relevancia para las relaciones internas de la empresa dado que somos seres sociales y nos encontramos satisfechos cuando nuestra labor se orienta en la línea del servicio a los demás. Quien trabaja en la empresa debe saber que además del beneficio económico que le representa, está ejerciendo una labor social y es por ella que recibe el beneficio. Esto no solo por razones de solidaridad o ética sino por elemental subsistencia y desde luego de progreso.
    + Generar un Valor Económico Agregado, al menos suficiente.
    Por VEA entendemos la diferencia entre el valor económico que la empresa paga a terceros por los productos y servicios que recibe, (valores de compra) y el valor económico que la compañía recibe de terceros por los productos y servicios que les proporciona. Pero hay que aclarar que generar un VEA es un mero modo económico de hablar ya que en realidad la empresa radicalmente y de principio no engendra un valor económico, lo que hace radicalmente y de principio es transformar la naturaleza (material o social: cosas, bienes, materia primas, insumos, relaciones, conocimientos) para que resulten más en consonancia con el hombre, más a la medida de sus necesidades, más utilizables por él, más en su servicio, es decir que la empresa agrega a la naturaleza un mayor valor de provecho para el hombre, valor de provecho que se expresa en términos monetarios como valor económico agregado, por lo tanto lo que engendra la empresa es mayores servicios, por eso podemos afirmar que poner en circulación bienes mejor utilizables y engendrar un VEA son de suyo un servicio de beneficio de la sociedad, el que esos bienes o servicios valgan ahora monetariamente más que antes de haber sido transformados no son sino dos caras de la misma moneda, dos aspectos de un mismo objetivo.
    Veamos, la actividad de la empresa (cuando es honesta, lo cual debe de ser, pues la que no sea honesta no es empresa, es tiburón, es depredador) logra que sus productos/servicios valgan más y que sirvan más. La cuestión de si uno de estos aspectos tiene primacía sobre el otro es un asunto
    teórico, pero si se admite que ambos no pueden estar disociados permanentemente entonces el tema de la primacía carece de rango práctico a largo plazo.
    En cuanto al asunto de quienes son los terceros, no es sencillo de determinar ya que la empresa se encuentra insertada en la sociedad y por lo tanto se convierte en un organismo de contornos difusos, de lo que no hay duda es que quienes trabajan en ella la constituyen y por lo tanto para ella no son terceros, es por esto que la remuneración al trabajo conceptualmente no puede considerarse (aunque así se le considere contablemente) como un costo, y también de ahí que la finalidad de la empresa no se trata solo generar utilidades pues estas no son más que la remuneración a la inversión y al trabajo, en otras palabras, es la parte del VEA que le corresponde.
    La distribución del VEA entre los elementos de la empresa que han contribuido a generarlo no es un simple resultado numérico, sino el fruto de una de las decisiones más importantes y complejas que le corresponden a la función directiva, condicionada por el mercado de trabajo, las leyes laborales, fiscales y por razones de justicia, pero queda siempre un margen de aleatoriedad en que hay que decidir con acierto ante múltiples alternativas, entonces la dirección no solo debe tener la habilidad de generar un VEA al menos suficiente sino que además debe repartirlo con acierto técnico, jurídico y humano para bien de la organización y de la sociedad, proporcionalmente entre los elementos constitutivos o estructurales en la medida que hayan contribuido o contribuirán a generarlo según la norma ética que dice: Dar a cada quien lo que es debido. Esto nos lleva al siguiente aspecto del objetivo genérico de la empresa.
    + Generar una compensación “humana” suficiente.
    Le llamamos compensación “humana” a aquella que no es económica y que el trabajador desde el primer hasta el último nivel recibe como fruto de su actividad, y no es que la compensación económica no sea humana sino porque la compensación humana no es solamente económica y resulta de la satisfacción por el trabajo mismo ya que implica el desarrollo de capacidades y habilidades, la auto realización y el logro.
    Una eventual ausencia de estas implicaciones no puede ser suplida por una compensación meramente económica ya que el trabajo tiene también como finalidad o consecuencia la afirmación de uno mismo y el cumplimiento de una misión en contraposición a la enajenación descrita por Marx. Hay de hecho dos tipos de enajenación más profundas que aquella en la que puso tanto énfasis Marx:
    • Cuando en el objetivo y planeación del trabajo no ha participado el trabajador ni se le permite margen alguno de participación, de tal modo que el trabajador persigue un fin señalado por otro e ignorado por él.
    • Cuando el trabajador no encuentra en el trabajo más valor o sentido que ser el medio para obtener una compensación económica sin hallar ningún valor en el trabajo mismo, ni expresión suya, ni afirmación de sí, ni contribución a la sociedad.
    Algunos han visto un antagonismo entre la compensación humana y la generación de utilidades al pensar que de obtener todos en la organización una compensación humana suficiente entonces el volumen de utilidades se verá mermado, pero esta visión es superficial pues solamente en el grado
    en que el trabajo actué por sí mismo como compensador humano solo en ese grado el trabajo será por sí mismo productivo.
    Entonces la acción de síntesis de la dirección será lograr que se apalanquen mutuamente el trabajo como productor y como compensador.
    + Lograr capacidad de auto continuidad
    La organización que merezca recibir el nombre de empresa no será aquella que sea un negocio casual, aventura oportunista.
    La empresa por deberse a la sociedad y a los elementos estructurales que la componen se debe a sí misma como institución permanente, por lo cual la dirección debe ocuparse menos de la táctica del presente y más en la estrategia hacia el futuro.
    Cuando se tiene una perspectiva de largo plazo, se difuminan las aparentes contradicciones entre los diversos aspectos del objetivo genérico porque con una visión de alcance largo se ve claro que solo subsistirá la empresa que obtenga el VEA sirviendo a la sociedad y no sirviéndose parasitariamente de ella, que logre un reparto adecuado de tal VEA, que conserve una parte del mismo para reinversión y crecimiento y por encima de todo esto, que consiga que el trabajo sea por sí mismo un compensador humano.
    A tal grado es verdad esto que la acción de síntesis y la visión a largo plazo se tornan coincidentes por ello se debe decir que la función de la dirección es la de forjar el futuro más que la de preverlo y adaptarse a él.
    Entre el proyecto y su realización, entre la estrategia y el logro siempre habrá una grieta, una dirección funcional no es la que maximiza el logro sino la que minimiza la grieta, dicho en otras palabras la eficacia de la gestión directiva ha de medirse por el hecho de conseguir o no lo que se proponía conseguir, y no por el hecho de que se haya logrado mucho o poco.
    Por ende las capacidades a las que debe aspirar un buen empresario son las de saber ver el futuro y logar configurarlo, saber valorar lo que puede y lo que quiere, apoyándose de las ciencias funcionales tanto las humanas como las “exactas” que tan eficazmente se han desarrollado en los últimos años.

  • JOSÉ ROSARIO RODRIGUEZ GARCIA

    Desgraciadamente es una situación de la que no nos hemos desprendido desde la época de la dictadura española. Creo que la iglesia católica en unión con los "conquistadores" españoles hicieron muy buen trabajo de lavado de cerebro y crearon en la población autóctona y meztiza un sentimiento de inferioidad; que seguimos conservando hasta la fecha. Permitiendo que solo unos cuantos que generalmente son descendientes los "conquistadores" o en su defecto descendientes de extranjeros generalmente europeos; sigan controlando al país.

  • Javier Sánchez

    Nuestro problema más que de actitud primero es de atraso educativo para poder entender todo lo demás

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.