Encuesta de la semana

¿Los fanatismos necesitan de nuestro miedo para sobrevivir?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

Nuestro alfabeto es latino. Nuestro sistema numérico es árabe. Nuestra filosofía es griega. Vemos películas del viejo oeste. Un mundo americano descubierto por marineros españoles, ingleses, franceses, holandeses y portugueses. Un universo explicado por un astrónomo italiano y astronautas rusos y estadounidenses. Un mundo donde un grupo de seres humanos se extendieron desde África hacia los demás continentes y descendieron todos del mismo ancestro.

 

En este mundo en donde las fronteras parecen las más importantes. La Casa Real Inglesa es alemana. La Casa Real Española es astro-húngara. La Casa Real Sueca es francesa.

Vivimos en un mundo en donde el país más poderoso del orbe, fue gobernado 8 años por el hijo de un hombre negro de origen keniano y una mujer blanca de origen estadounidense que se conocieron en una clase de ruso en una de las islas de Hawái.

Durante el 90% de su historia, Turquía no fue habitada por turcos, Hungría no es la tierra de los húngaros, es el país que los húngaros inventaron cuando escaparon de los inclementes fríos de los montes Urales.

Vivimos en un mundo inter-mezclado, aunque no lo aceptemos, pero todos somos hermanos, tenemos un mismo origen y un mismo ADN. Habitamos un mismo planeta y el futuro del mismo será nuestro futuro. Sangre roja circula por nuestras venas, sin importar nuestra posición económica, nuestro color de piel, nuestro sexo. ¡Todos somos hijos de la Tierra!

Pero hay un factor que sí deberemos revisar con mucha cautela, es lo concerniente a los FANATISMOS. Esas obcecaciones y obstinaciones especialmente en los rubros de: 1) PATRIOTERISMOS (País al que perteneces) 2) POLÍTICOS (Izquierdas y Derechas) y 3) RELIGIOSOS (ortodoxos, protestantes, católicos, mahometanos, judíos, sintoístas, taoístas, confucionistas, budistas, hinduistas, etc.) Estas exacerbadas tendencias y propensiones ideológicas, no solo nos han dividido como especie humana, sino también nos ha enfrentado unos contra otros. Son las principales causas de las guerras más cruentas y más sanguinarias y del eterno fomento al odio, el resentimiento y la hostilidad.

Por la búsqueda de la concordia, por la paz en el mundo, por el bien de todos. Seamos tolerantes: ¡Nuestras creencias y dogmas no tienen por qué ser las leyes de los demás!

Nada te ata, excepto tus pensamientos. Nada te limita, excepto tus miedos. Nada te controla, excepto tus creencias. ¿Compartes este pensamiento…?

ENCUESTA:

¿Los fanatismos necesitan de nuestro miedo para sobrevivir?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • Héctor Delgado

    Mi estimado AMIGO Jorge:
    Tu actual respecto a la globalización me recordó a José Vasconcelos y sus obras al respecto (Ulises Criollo y sus ideas del hombre cósmico), dónde presentaba la estupidez humana de sobre las diferencias en los seres humanos, que más provienen, no de forma física, sino por inseguridades; el complejo de superioridad es el exacerbado y disfrazado complejo de inferioridad.
    Saludos. Te mando un abrazo.

  • alvaro torres del valle

    Estimado Jorge; no se la respuesta tu pregunta, desconozco si los fanáticos lo sean por miedo, si se que lo son por ignorancia.

    Saludos cordiales

  • Emmanuel

    Muy buena reflexion, en mi opinión, SI los fanaticos ocupan de nuestro miedo, con eso ellos sienten que tienen todo bajo control, y les predomina el pensamiento de tener a la gente sumisa, dandose aires de grandeza. Como lo menciona, todos al final somos hermanos, y tenemos una descendencia base; lo cual potencias como EUA y Alemania en su momento ignoraron totalmente. Dando pauta al racismo y creerse superiores a los demás, y tristemente todavía tienen esas creencias; o un ejemplo más en nuestros tiempos las personas dando sobre nombres de "indio".

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.