Encuesta de la semana

¿Urge establecer un Nuevo Orden Mundial?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

La Tierra está rodeada de una cobertura gaseosa llamada atmósfera. Esta gran capa mantiene el clima óptimo para la vida y nos aporta oxígeno. La atmósfera tiene diferentes capas que van desde el suelo hasta el espacio exterior; la más cercana a la superficie es la troposfera, donde el clima es cambiante y están las nubes y el aire que respiramos. El aire ahí es de 78% de nitrógeno, 21% oxígeno y el resto es argón, vapor de agua y dióxido de carbono.

 Cuando el aire exterior es saludable no hay necesidad de limitar las actividades fuera de casa, ni sería peligroso hacer ejercicio en la calle, pues nuestros pulmones inhalan aire puro, estimulando nuestro organismo.

Por el contrario, el aire con altas cantidades de partículas y gases -producto de las emisiones de la industria y los vehículos, además del polvo, polen o esporas- resulta muy agresivo para pulmones, cerebro y corazón.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informa que nueve de cada diez personas en todo el mundo respiran aire contaminado. Menciona además, que el mayor riesgo es la inhalación de partículas muy pequeñas, de diámetros menores a 2.5 micras (PM 2.5), las cuales, en cada bocanada de aire, superan la barrera protectora de los pulmones y los inflaman.

A pesar de que las defensas del organismo reaccionan, las partículas finas las superan, logrando depositarse profundamente al pasar el torrente sanguíneo, con lo que dañan el cuerpo entero. Se estima que cada año mueren 7 millones de personas a consecuencia de los ataques cardiacos, derrames cerebrales, enfermedades pulmonares y cáncer provocados por la contaminación. El aire que respiramos es un elemento esencial para nuestra existencia; mantenerlo con bajas concentraciones de partículas contaminantes es cuestión de vida o muerte.

Pero la especie humana sabedora de estas importantes amenazas a la salud y a la biodiversidad planetaria, continúa emitiendo por todos los rincones del orbe, una enorme cantidad de gases efecto invernadero y humos tóxicos muy contaminantes a la atmósfera. Ya que lamentablemente nuestra arrogancia e ignorancia, nos sigue haciendo priorizar la economía sobre la ecología.

Desde hace ya algunos meses estamos atravesando una aterradora emergencia sanitaria a nivel global, el COVID-19, mismo que probablemente fue incitado por nuestras constantes agresiones a la naturaleza planetaria. Y aun así… continuamos ignorando estas advertencias. ¿Qué nos pasa…?

 

ENCUESTA:

¿Urge establecer un Nuevo Orden Mundial?

 

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • alvaro torres del valle

    Me parece que te refieres alas políticas nuevas de nuestra Secretaria de Energía, de la CFE y de Pemex.
    Me permito sugerir que les envíes ti artículo a ellos, si acaso son razonables, te harán caso.
    Saludos

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.