Encuesta de la semana

¿Apoyarías la prohibición a la venta de cigarros?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

El 31 de mayo se conmemora el Día Mundial Sin Tabaco. Y tal reminiscencia me inspiró a escribir este artículo con una verdadera intención preventiva para todos aquellos que pueden caer en una de las adicciones más tormentosas que la especie humana haya experimentado.

 

Si piensas que probar un solo cigarro no le hace daño ni perjudica a nadie, ya puedes cambiar de opinión. Un estudio británico ha confirmado que para 70% de las personas basta darle unas cuantas fumadas para volverse adictas a la nicotina y convertirse en fumadores habituales y hasta obsesivos-compulsivos.

Los resultados se basan en ocho encuestas realizadas en el Reino Unido, Nueva Zelanda, Australia y Estados Unidos. “Dar el salto de probar uno por diversión a fumar a diario, implica que una actividad recreativa se convierta en una necesidad incontrolable”, exponen los editorialistas en la revista Nicotine and Tobacco Research.

Dicen también que es importante tener una estimación de cuantas personas dan ese salto, porque si resulta que (como muestran las encuestas) dos tercios de los no fumadores que prueban con el tabaco caen en sus tentáculos, queda demostrado que lo importante que es evitar que los niños, adolescentes y jóvenes experimenten con esta sustancia.

Y lo expreso de esta forma tan cruda, ya que en el inicio de mi instrucción universitaria en la ciudad de Monterrey, me vi en la imperiosa necesidad de buscar un trabajo a efecto de poder costear mis estudios y por supuesto mi manutención Mi jornada laboral como chofer de una céntrica imprenta comenzaba a las 7:00 am para terminar a las 3:00 pm. De ahí me desplazaba rápidamente a la universidad para asistir a las clases de 4:00 pm a 10:00 pm. Al término, de regreso al departamento para hacer las tareas hasta quizá las 1:30 o 2:00 am. Todas las noches el cansancio me vencía, hasta que un compañero universitario me recomendó fumar para “espantar el sueño”. De ahí comenzó una adicción que duró 30 años.

Después de muchísimos intentos fallidos para abandonar mí dependencia a la nicotina, el pasado 1º. enero de este año cumplí ya 16 años de abstinencia y hoy me siento de maravilla. No obstante debo de reconocer mi enorme proclividad al fracaso si tan solo llagase a encender un cigarrillo. ¿Quieres seguir fumando…?

ENCUESTA:

¿Apoyarías la prohibición a la venta de cigarros?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.