Encuesta de la semana

¿Esta pandémia deberá inspirarnos para implementar un Nuevo Orden Mundial?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

Hoy todo está cambiando y se está generando un ambiente de nerviosismo por todos los rincones del orbe. Un virus que se posiciona como el factor más amenazante de la humanidad entera. Y nos percatamos de nuestra enorme fragilidad de una especie insolente, engreída y presuntuosa que se creía la dueña absoluta del planeta.

 

Si bien hemos superado de manera relativa algunas pasadas amenazas, como la Peste Bubónica, la Peste Negra, la Viruela, la Epidemia del Cólera, la Gripe Española, la H1N1, etc.

Pero hoy no sabemos si esta pandemia fue inducida por algunos laboratorios de biotecnología. O que pudiera ser una reacción defensiva de la propia naturaleza ante nuestras constantes e impactantes agresiones al ecosistema. Ni tampoco sabemos las probables mutaciones y los alcances de este virus. O si será oportunamente controlado o extinguido.

Pero el Coronavirus está ahí cada día más fortalecido y pudiese llegar a significar la más grave y poderosa amenaza a la existencia de nuestra propia especie. Porque nadie, ni siquiera deidad celestial alguna vendrá a salvarnos. ¡Solamente nosotros mismos podremos hacerlo!

Y para quienes lleguen a superar este terrible desafío de proporciones globales, será el preciso momento para reflexionar, enmendar y reconsiderar de manera inteligente todo lo relacionado a nuestros muy estrechos vínculos con la naturaleza del planeta.

Ya ha llegado el momento justo de modificar nuestra filosofía de vida y de coexistencia entre nosotros y todos los seres vivos del mundo, devolviendo la armonía y el equilibrio que le hemos agredido abrupta y violentamente en pocos siglos.

Ya es momento de comprender las esencias e inmanencias propias de la naturaleza de la cual todos somos parte. Así como proteger con toda convicción y respeto a nuestra Madre Tierra, “La Diosa Pachamama”, ya que ella sí es real, es verdadera, es irrefutable, y que además nos mantiene las condiciones necesarias y apropiadas para sustentar y consolidar la vida.

Porque tenemos que reconocer que como especie humana, somos el germen más letal del planeta, que hemos contaminado todos sus rincones y que hemos exterminado incalculables especies vivientes.

Cito la frase de Hubert Reeves: “El hombre es la más insensata especie. Adora a un dios invisible y mata a toda naturaleza visible…sin darse cuenta que la naturaleza que mata es el Dios invisible que adora”.

¿Compartes este pensamiento…?

¿Esta pandémia deberá inspirarnos para implementar un Nuevo Orden Mundial?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • Ramiro valencia martínez

    Jorge, qué oportunas tus consideraciones y reflexiones de las actuales circunstancias mundiales.
    Corresponden, creo yo, a la filosofía de José Ortega y Gasset al decir "Yo soy yo y mi circunstancia, pero si no la salvo, tampoco me salvaré yo".
    No sólo apuesto, también confío que el nuevo orden mundial consecuencia directa de esta aleccionadora pandemia, el humano retome la racionalidad y razonabilidad que aportan la Ética para el arte de vivir, en bien del hombre y el hombre en bien de sí mismo. Sea pues.

  • EFRAÍN LERICHE

    Mi querido primo siempre artículos de interés y de actualidad, como es normal, no siempre de acuerdo contigo, pero creo que hoy tocaste de una manera magistral la soberbia del ser humano que cree que los animales y elementos de la naturaleza son para su servicio y no que somas una más de las especies

  • alvaro torres del valle

    Estimado Jorge;
    ¿Para cual de las dos preguntas era la votación?
    Es maravilloso ver fotos de canales de Vencia con agua limpia y delfines.
    Que daria yo por estar en cuarentena ahi¡¡¡¡¡¡
    Saludos

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.