Encuesta de la semana

Dios: ¿más que un ser, pudiese ser una esencia?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

A lo largo de la prehistoria e historia de la especie humana, ha habido una infinidad de deidades. Quizá los más memorables son: Hermes, Dionisio, Horus, Mithra, Heracles, Tammuz, Zarathustra, Krishna, Adonis, Visnú, Zeus, Marte, Poseidón, Cristo, Thor, Odín, Buda, Ala. Así como los dioses mesoamericanos: Quetzalcóatl, Huitzilopochtli, Tláloc, Pachamama, entre otros tantos.

 

Pero el dios más venerado, reverenciado e idolatrado por milenios y por un sinnúmero de culturas diseminadas por todos los rincones del planeta, ha sido el dios Sol sin lugar a dudas.

El Sol es el astro que nos dio la vida. Es una estrella entre las más de 200 mil millones que conforman nuestra galaxia la Vía Láctea. Se formó hace aproximadamente 4,600 millones de años, a través del colapso gravitatorio de una nube molecular compuesta de gas y polvo, de los restos de alguna estrella supernova que estalló dejando sus restos esparcidos en el espacio.

Es una enana amarilla de clase espectral G2, la cual está orbitando el colosal agujero negro que se encuentra al centro de la galaxia, a una velocidad de 250 kilómetros por segundo. Es una estrella tamaño medio que aproximadamente tendrá una vida de 10 mil millones de años.

El Sol tiene un volumen 1´301,200 veces superior al de la Tierra y se encuentra en promedio a una distancia de 150 millones de kilómetros de la Tierra (Unidad Astronómica UA) y la luz que emite tarda 8 minutos y 19 segundos en llegar a nuestro planeta.

Es una inmensa bola de plasma, compuesta principalmente por hidrógeno (74.9%) y Helio (23.8%) y representa el 99.86% de la masa del Sistema Solar. La temperatura en su superficie se estima 5,500 grados centígrados, pero en el súper comprimido núcleo se pueden registrar temperaturas cercanas a 15 millones de grados centígrados. De “apagarse” este astro en un par de semanas pudiésemos gradualmente bajar hasta -265 grados centígrados. Se congelaría no solo los océanos, sino hasta la atmósfera.

No obstante, el Sol pierde 179 billones de toneladas de masa cada año y eso es suficiente para reducir el poder de la atracción gravitacional de la estrella y permitir que las órbitas de los planetas se estima que se extienden aproximadamente 1.5 centímetros anualmente.

¿Podemos entonces dudar de la colosal dependencia que tenemos de nuestra estrella madre?

Dios: ¿más que un ser, pudiese ser una esencia?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • Álvaro

    Me parece un artículo muy interesante y el último párrafo muy relevante. Uno de los mayores problemas del mundo en que vivimos es que la mayoría de las personas aceptan todo lo que escuchan, simplemente porque responde a su visión del mundo. No porque sea verdad o porque dispongan de pruebas que lo apoyen. Lo realmente sorprendente es que no se necesita mucho esfuerzo para establecer la validez de la mayoría de estas premisas… pero las personas prefieren la tranquilidad a la investigación”. -Neil DeGrasse Tyson-.

  • Daniel Malacara

    Muy interesantes tus articulos Jorge. Hay muchas cosas muy interesantes con respecto al Sol. Por citarte algunas:
    1. El Sol gira en dirección opuesta a la de la Tierra. Es decir, el Sol gira de oeste a este y nuestro planeta de este a oeste.
    2. Los rayos solares tienen propiedades antisépticas.
    3. Los platanos son curvados porque crecen en direccion al sol.
    4. etc.
    Felicidades por estos articulos. Siempre muy interesantes.

  • alvaro torres del valle

    Hombre Jorge, Cristo no es una deidad con muinuscula, es el hijo unigentito del único y verdadero Dios con mayúscula. De entre los dioses con minuscula, si es factible que el sol haya sido el mas reverenciado. La vida nos la dio Dios, el creador del sol y de toda la materia en el universo, el sol tan solo fue uno de los muchos instrumentos creados para que la vida en este planeta sea posible. Nuesstra dependencia noes solamente del sol, sino de la totalidad de nuestro sistema solar en cuantro a las fuerza de gravedad de cada planeta. Me gustan tus artículos.



    Me divierte como insites en otorgar poderes divinos a cosas materiales lo cual es fisica, matematica, científica, teológica y filosóficamente imposible.
    Saludos cordiales

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.