Encuesta de la semana

¿Realmente sí habrá otra vida después de morir?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

Esta especialidad se puede definir como la facultad de proporcionar ayuda profesional a las personas que han experimentado algún tipo de pérdida. Se aplica también para pacientes y a sus familias que sufren una enfermedad en etapa terminal.

 

Perder a un ser querido puede generarnos una gran angustia, desconsuelo y consternación. Aceptar y superar una pérdida no es fácil. En la medida que tenemos un vínculo más o menos intenso con una persona, será el nivel de sufrimiento que experimentamos.

Algunos reconocidos especialistas en tanatología concluyen que se experimentan ciertas etapas que se viven durante un duelo, las personas que lo viven no siempre experimentan las mismas fases y no hay un orden de aparición específico. Generalmente, se menciona la negación, la desesperanza, la depresión, la ira o el enojo, la culpa, la esperanza, la negociación y la aceptación.

Reacciones durante el proceso de duelo: Aunque lo ideal es llegar a la aceptación, el tiempo y la forma en que cada uno vive el proceso de duelo es diferente; mientras que para algunas personas es más fácil “soltar”, otras pueden negarse a aceptar la pérdida, por lo que se desarrolla un duelo patológico en el que niegan la realidad que están viviendo. Algunas de las etapas que se viven durante este proceso incluyen el shock al recibir el diagnóstico de una enfermedad terminal o fallecimiento de un ser querido.

La forma como cada uno vive el duelo está relacionada con la personalidad y la capacidad que se tiene para para adaptarse a los cambios, el vínculo afectivo que se tenía con la persona perdida y la actitud frente a la vida.

Desde el momento en que estamos vivos, tenemos la garantía de que vamos a morir; todos somos vulnerables y mortales. Generalmente no sabemos cómo será y en qué momento, pero tener una conciencia sobre nuestra mortalidad nos puede ayudar a vivir mejor.

A pesar de nuestras creencias religiosas que nos inculcaron desde temprana edad, el hecho de reconocer la muerte como un fenómeno natural, puede ayudarnos a valorar más la vida y disfrutarla con mayor la intensidad posible. Porque nos damos cuenta que somos finitos, que cada
momento es valioso e irrepetible. Ya que hasta ahora no existe ninguna evidencia, prueba o certificación razonable de ninguna vida eterna ni nada parecido ¿O sí lo hay?

¿Realmente sí habrá otra vida después de morir?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • No se han encontrado comentarios

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.