Encuesta de la semana

¿Más que seres inteligentes, somos seres emocionales?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

Como resultado de millones de años de constante evolución, hemos llegado a ser máquinas biológicas con cierto grado de perfección, por obra y gracia de la madre naturaleza. Menciono algunos interesantes ejemplos:

 

Si nuestro ojo fuera una cámara digital tendría una resolución de 576 megapíxeles. Tenemos 60,000 pensamientos por día. Y cuando nuestro cerebro está despierto produce suficiente electricidad para alimentar un foco pequeño.

Tenemos 127 millones de células retinianas las que nos permiten ver 10 millones de colores diferentes. Nuestro cerebro tiene 100 mil millones de neuronas y puede almacenar 1 cuatrillón de bits de información. Tenemos 1,000 receptores olfativos, así puedes distinguir 50,000 olores diferentes.

Tenemos 37 trillones de células, 60 millones de receptores sensoriales, 42 mil millones de vasos sanguíneos y 6 litros de sangre. Si se desplegara el ADN que hay en todas nuestras células, se extendería hasta Plutón y luego volvería a la tierra. Si el ácido de tu estómago tocara nuestra piel haría un agujero en ella. Tenemos 640 músculos y 206 huesos, aunque si fuéramos niños tendrías 300 (algunos huesos se fusionan a medida que crecemos).

Al día espiramos 23,040 veces. Produces 800 ml de sudor a diario y perdemos 100 hebras de cabello. Tus papilas gustativas son remplazadas cada 10 días y en tu vida vas a producir 23,000 litros de saliva. Nuestro corazón late 111,200 veces por día y bombeará casi un millón y medio de barriles de sangre a lo largo de nuestras vidas promedio.

Adicionalmente a esto, también podemos considerar la asombrosa actividad de nuestras glándulas suprarrenales, en cuanto a la producción de bioquímicos que determinan y gobiernan nuestros comportamientos y actitudes , inclusive varios de ellos relacionados con lo que llamamos felicidad:
A) LA DOPAMINA: que se manifiesta cuando tenemos un sueño profundo y placentero, cuando celebramos algún logro, o bien durante la práctica de ejercicio físico vigoroso.
B) LA OXITOCINA: cuando meditamos, cavilamos, imaginamos, proyectamos y filosofamos; cuando convivimos con grandes y fraternos amigos y compañeros de trabajo, cuando somos generosos.
C) LA SEROTONINA: cuando somos agradecidos, cuando disfrutamos de la magia de la naturaleza.
D) LA ENDORFINA: cuando bailamos, cuando cantamos muy inspirados y cuando sonreímos.

Somos máquinas increíbles, pero lo que es verdaderamente sorprendente son los bioquímicos que regulan nuestra conducta ¿Compartes este pensamiento?

¿Más que seres inteligentes, somos seres emocionales?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • Marcelino González

    Considero, que somos más emocionales que inteligentes, ya que no somos capaces de cuidar nuestro planeta y nos matemos nosotros mismos eso no puede ser inteligente es más emocional que inteligencia

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.