Encuesta de la semana

¿Estás de acuerdo con la práctica de la Maternidad Subrogada?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

Es una novedosa forma de tener hijos que genera debates en los ámbitos médico, científico, bioético, social, jurídico e inclusive moral.

 

Ser madre o padre forma parte del plan de vida de muchas personas, pero a veces no es posible debido a problemas de infertilidad o porque son parejas del mismo sexo.

Una opción que brinda la revolución científica en materia reproductiva es la maternidad subrogada que se explica así: Una mujer acuerda, ya sea con fines altruistas o económicos, gestar en su útero un embrión, que puede o no tener su material genético. Al término del embarazo entrega el recién nacido a los solicitantes.

Países como Alemania, Francia, Italia y España tienen una legislación que prohíbe esta práctica, tanto a ciudadanos del país como a extranjeros. Otros, como Canadá y Australia permiten la maternidad subrogada, siempre que se realice con fines altruistas. Mientras que en países como India, Rusia, y Ucrania permiten un contrato comercial que medie entre los interesados. Cada uno de los países establece las condiciones en las que los solicitantes pueden realizar esta práctica.

En México, aún no hay una legislación federal que establezca una postura del país frente a este tema, por lo que hay estados que lo permiten y otros que no. Por esta razón deben considerarse para su estudio la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la Ley General de Salud en Materia de Investigación para la Salud, así como los Códigos Civiles y Códigos Penales de cada entidad.

Por esta razón, la maternidad subrogada abre el debate sobre a quién debe considerarse como madre: 1) A aquella que presta su vientre para llevar a cabo el proceso de gestación, aunque el material genético no sea de ella. 2) A aquella que aporta el material genético del bebé que gesta en otro vientre. 3) A aquella que cría al bebé sin aportar el material genético ni gestarlo.

Mientras algunas posturas atacan la práctica de la maternidad subrogada, otras, lejos de condenar y prohibir el avance científico, apelan a la necesidad de legislar, vigilar y proteger a las diversas partes, con el fin de evitar la trata reproductiva y la trata de bebés, así como garantizar los derechos de los infantes.

No puedo evitar cuestionarme: ¿Qué otras sorpresas nos tiene preparado los grandes avances científicos? ¿Tú sí lo imaginas…?

¿Estás de acuerdo con la práctica de la Maternidad Subrogada?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • No se han encontrado comentarios

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.