Encuesta de la semana

¿Educación sexual académica, como herramienta para la disminución de la población mundial?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

Cada uno de nosotros podemos mediante pequeñas acciones y transformaciones en nuestro estilo de vida ayudar a mitigar los impactos del cambio climático. Al menos es lo que sostienen Seth Wynes, de la Universidad de Lund, Suecia, y Kimberly Nicholas, de la Universidad de la Columbia Británica, Canadá. Ellos han identificado aquellas acciones que si cada uno de nosotros las pusiéramos en práctica, pueden generar un impacto real para prevenir que las emisiones de efecto invernadero aumenten la temperatura global por encima de los 2º C.

Aunque los acuerdos internacionales son un eje importante para combatir esta problemática, al final ésta es resultado de la acumulación de las decisiones individuales de cada uno de nosotros. De ahí que éstas también puedan ser la llave para mitigarlo.

Wynes y Nicholas analizaron un total de 39 estudios, calculadoras de carbono y reportes gubernamentales para evaluar cómo las elecciones en nuestro estilo de vida pueden disminuir nuestra huella de carbono. Estas son el resumen de las acciones que pueden tener un gran impacto para reducir este valor:

1) Aplicar muchos más recursos para intensificar las investigaciones y aplicaciones de otras formas de energía diferentes a la de origen fósil; como la eólica, la solar, la digestiva, la geotémica, etc.

2) Una dieta preferentemente basada en vegetales y evitar la ingesta de los productos cárnicos. Comer vegetales y frutas son mecanismos que contribuyen a la conservación de la biodiversidad.

3) Evitar en la medida de lo posible los viajes en avión, ya que representa un gran ahorro en las emisiones de dióxido de carbono.

4) Sustituir los autos de combustión interna por uno híbrido o mejor completamente eléctricos o bien incentivar el transporte colectivo y el uso de bicicletas para reducir drásticamente las emisiones de carbono.

5) Tener familias más pequeñas con el fin de disminuir las tasas de natalidad. A la fecha ya rebasamos los 7,300 millones de seres humanos, mismos que gracias a la ciencia médica tenemos ahora una expectativa mayor de longevidad que nunca antes. Procrear menos hijos representa un gran respiro para el planeta. Para afirmarlo los autores se basan en el conteo de las emisiones que en el futuro serán generadas por cada descendiente que hoy tengas.

¿Te sumas a estas iniciativas para poder heredar a nuestras descendencias un mejor planeta?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • No se han encontrado comentarios

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.