Encuesta de la semana

¿Educación sexual académica, como herramienta para la disminución de la población mundial?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

Según Wikipedia el fanatismo es una actitud o actividad que se manifiesta con pasión exagerada, desmedida, irracional y tenaz en defensa de una idea, teoría, cultura, estilo de vida. El fanático es una persona que defiende con tenacidad desmedida sus creencias y opiniones, también es aquel que se entusiasma o preocupa ciegamente por algo y que fácilmente pudiese llegar hasta la violencia por defender sus ideales y paradigmas.

El fanatismo se refiere a las creencias de una persona o grupo. En casos extremos en los cuales el fanatismo supera la racionalidad, la ceguera que produce este apasionamiento puede llevar a que la persona fanática se comporte, en ocasiones, de manera irracional o extremos peligrosos, como encarcelar y hasta matar a seres humanos, con el fin aparente o manifiesto de mantener esa creencia, considerada por el fanático como la única verdad absoluta y universal.

Existen varios tipos de fanatismo y se exteriorizan como una profunda afinidad o animadversión: Como una creencia religiosa (budismo, islamismo, cristianismo, hinduismo) Con una nacionalidad o patrioterismo (estadounidense, ruso, sirio, boliviano) Con una ideología política (PRI, PAN, Morena, PRD) Con determinado deporte y pasatiempo (futbol, basquetbol, box, tauromaquia) o con la afinidad hacia una persona (Sócrates, Carl Marx, el Papa Francisco I, el Dalai Lama).

No olvidemos que las confrontaciones y guerras más sanguinarias de toda la historia de la humanidad, han sido generadas y forjadas por el fenómeno del fanatismo. Obcecación que al final del día originan y promueven ciertos individuos, organizaciones e instituciones para apropiarse de voluntades, de recursos naturales, de botines económicos, con el propósito de magnificar su poder y continuar capturando más y más carne de cañón reciclable para sumarlos a sus ejércitos y trincheras, con el propósito de enfrentar y combatir a otros ejércitos adversarios.

Es por eso que si alguien te insinúa, sugiere, influye, conmina u obliga a aceptar determinadas ideas, pensamientos, acciones u omisiones; esto renunciando de manera total e irrevocable a tus razonamientos, sentido de tu congruencia y aplicación de tu propia lógica. Simplemente esa persona quiere sembrar en ti, esa semilla del fanatismo y de la idolatría.

Creo que ya debemos aprender, a pensar y actuar más por la razón que por la devoción.

 

“Comencé a ser libre cuando descubrí que la jaula estaba hecha de pensamientos”. ¿Compartes la frase?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • No se han encontrado comentarios

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.