Fundada en Egipto por Alejandro Magno en el año 331 a.C.; Alejandría fue sede y testigo de las investigaciones de Hypatia, hija y discípula del astrónomo Teón, la primera mujer matemática de la que se tiene conocimiento seguro y detallado. Escribió sobre geometría, álgebra y astronomía, mejoró el diseño de los primeros astrolabios (instrumentos para determinar las posiciones de las estrellas sobre la bóveda celeste) e invento un densímetro. Por todo ello y mucho más es considerada una pionera en la historia de las mujeres y la ciencia.

Vivió durante la época del imperio romano en Alejandría, que en aquel momento era un centro intelectual y comercial en el delta del Nilo y el lugar donde se conservó la cultura griega. Se trataba de una ciudad cosmopolita, habitada en su mayoría por helenos de todas procedencias. También había una colonia judía y un barrio egipcio de pescadores, la más pobre y abandonada de la gran urbe.

Alejandría se convirtió pronto en el centro la cultura griega en la época helenística y contribuyo a helenizar al resto del país, de tal manera que cuando llegaron los romanos todo Egipto era bilingüe. Fue durante siglos la metrópoli intelectual y cultural del mundo.

En el año 415, Hypatia, matemática y directora de la biblioteca de Alejandría, quien fue capturada por monjes cristianos seguidores de Cirilo, Obispo de Alejandría. Hypatia fue desnudada y desollada viva, arrancándole la carne de sus huesos con conchas marinas. Cirilo fue posteriormente declarado Santo de la Iglesia.

La eterna lucha entre la religión y la ciencia está patente en todos los capítulos de la historia de la humanidad, ya que ambas parten de muy diferentes principios y postulados:

Las religiones parten de creencias, doctrinas, misterios, supersticiones y dogmas que se presentan en calidad de incuestionables, inescrutables, indescifrables, incomprensibles, ininteligibles, inexplicables e inalterables.

Mientras que la ciencia nace de la curiosidad, de la duda y del cuestionamiento. Parte del principio de la observación, estudio, análisis, ensayo, comparación y conclusión. Y está siempre sometida a probar sus tesis de manera constante.

“Donde hay evidencia, nadie habla de fe. No hablamos de fe de que dos y dos son cuatro o que la Tierra es esférica. Solo hablamos de fe cuando deseamos sustituir la emoción por la evidencia” –Bertrand Rusell-

¿Compartes la frase…?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • Ramiro Valencia

    Gracias por tu reciente artículo mi estimado Jorge. Me fascina el tema, especialmente por Hypatia.
    Seguramente sabes que ella, Hypatia, es la única mujer que aparece en la pintura La Escuela de Atenas, de Rafael Sanzio
    Saludos.

  • Juan Perez

    Hola

  • Pablo Torres

    Excelente columna Jorge, como cada 8 días. Gracias.

  • Alvaro Torres del Valle

    Otro acontecimiento en la ciudad que hoy lleva el nombre de Al Iskandariya, de importancia bastante mayor fue la compilación de la Septuaginta
    por 70 eruditos judíos de cultura helénica, escrita en idioma griego, para el mundo de la diáspora.
    El conflicto entre la ciencia y la religión no ha sido eterno, ha sido intermitente, y además tristemente
    ya que la ciencia fue creada por el creador del universo, el Dios único y verdadero.
    El otrora buen filosofo Bertrand Russell chafeo gacho al final, en esta declaración confunde fe que significa
    creer teniendo evidencia, con fe ciega que significa creer sin evidencia. La fe de Bertrand siempre fue ciega.
    Una de sus perores chafeadas fue cuando declaro lo siguiente: "Lo que la ciencia no puede explicar, la humanidad no puede conocer".
    Que pena que haya dicho semejante falsedad anti lógica, anti filosófica, anti científica, según el entonces la humanidad no puede
    conocer la bondad, ni la conciencia, ni la belleza, ni al cariño, ni la energía, ni el frio, ni la oscuridad.
    En ese momento de declarar eso, dejo de ser intelectual, y si acaso su declaración corresponde a la verdad entonces es falsa.

  • Paco

    Felicidades por tu columna Jorge.
    Por ello, debemos invertir más recursos económicos y humanos en investigaciones, innovación y tecnología para eliminar las barreras del fanatismo.

    Te mando un fuerte saludo.