Encuesta de la semana

¿La falta de conocimiento es una licencia para inventar fantasías?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

Nuestro Sol con una edad de 4,600 millones de años, es una gigantesca bola de plasma alimentada por reacciones termonucleares, el Sol proporciona a nuestro sistema planetario la práctica total de su masa y energía. El funcionamiento básico de nuestra estrella se sabe con detalle: las reacciones nucleares de fusión en su interior transforman hidrógeno en helio, un proceso mediante el cual se producen cantidades colosales de energía en medio de titánicas tormentas nucleares.

La actividad solar extrema está permanentemente sacudida por alteraciones en su campo magnético que lanzan al espacio enormes cantidades de energía. Sus efectos sobre la Tierra pueden llegar a ser devastadores. Esta actividad extrema no pasaría de ser una curiosidad astronómica si no comportara importantes riesgos.

Las fulguraciones solares, por ejemplo, pueden afectar la ionosfera y atmósfera terrestres y perturbar las comunicaciones por radio y la acción de los sistemas GPS. Los episodios solares más destructivos son, sin embargo, las eyecciones de masa coronal. Estas eyecciones expulsan grandes cantidades de partículas cargadas que pueden provocar tormentas magnéticas. Estas tormentas, a su vez, pueden afectar seriamente los satélites artificiales y sobrecargar las redes eléctricas.

Una placidez engañosa: El ojo humano percibe energía cuya longitud de onda cae dentro del rango comprendido entre 3,900 y 7,700 angstroms, lo que se conoce como luz visible. Dentro de este rango, el aspecto del Sol es plácido y uniforme. Sin embargo, al observarlo con instrumentos que captan otras longitudes de onda, dicha placidez se convierte en furiosa y frenética actividad.

¿Qué es entonces lo que como seres vivientes en la Tierra nos protege ante la titánica radiación cósmica que emite el Sol?

La magnetosfera: Región del espacio en torno a un objeto, en el que las partículas cargadas se ven dominadas por el campo magnético de dicho objeto. Es particularmente útil en el caso de planetas como la Tierra, ya que tiene la capacidad de bloquear los efectos de los rayos cósmicos. Es lo que nos permite sobrevivir a las mortales radiaciones procedentes del Sol y otros objetos similares.

A finales de los 60´s y principios de los 70´s fue la época de la historia de "los viajes espaciales a la Luna"

¿Entonces cómo hicieron aquellos astronautas al salir de la magnetosfera terrestre y ya no contar en este importantísimo escudo de protección durante toda su larga trayectoria?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • No se han encontrado comentarios

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.