El cáncer es hoy la principal causa de muerte en el mundo. De esta enfermedad hay más de 100 variantes que suelen recibir su nombre del órgano o la parte del cuerpo que afectan: cáncer de piel, de hígado, de pulmón, de seno, etcétera.

Los tipos de cáncer más agresivos por muertes anuales son los siguientes: 1) Pulmón con 1.69 millones. 2) Hígado con 788,000. 3) Colon con 774,000. 4) Gástrico con 754,000. Mamario con 571,000.

La organización Mundial de la Salud estima que al año mueren 9 millones de personas a causa de esta enfermedad y más del 60% de los casos se concentran principalmente en naciones subdesarrolladas localizadas en África, Sureste Asiático, América Latina, debido a la falta de una cultura de detección temprana y acceso a los tratamientos correspondientes para combatir esta enfermedad.

El 30% de las muertes a nivel mundial se debe a factores de riesgo como un índice de masa corporal elevada, el poco consumo de frutas y verduras, la falta de actividad física y el consumo excesivo de tabaco, alcohol y otras sustancias principalmente ácidas que terminan por degenerar el organismo y su funcionamiento.

Esta es una de las principales causas del porque tengo ya muchos años como un convencido activista en contra de nuestro patético, arcaico y primitivo horario laboral discontinuo. Ese sistema de 9:00 a 14:00 horas y que se reanuda de 16:00 a 19:00 horas, ese horario el que nos aniquila las ya pocas posibilidades de poder tener tiempo para vivir diariamente y no solo los fines de semana.

Naciones desarrolladas como Canadá, Estados Unidos y los principales países de Europa Occidental como Alemania, Francia, Reino Unido, Suecia, Noruega, hace ya muchas décadas adoptaron el horario laboral continuo (generalmente de 9:00 a 17:00 horas) no solo han logrado contar con mayor tiempo para realizar actividades y ejercicios físicos, sino también ellos ya cuentan con mayores posibilidades de apostar en continuar con más estudios académicos y aspirar a conseguir mejores oportunidades de trabajo, o bien poder tener el tiempo para cultivarse en la lectura y en la investigación o en cualquier “hobbie” personal, también conocer su ciudad y puntos de relevante interés, o simplemente convivir más con la familia y con amigos.

¿La cultura tiene el poder de hacer naciones exitosas y también fracasadas?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0