Encuesta de la semana

¿Es el ser humano el más grande depredador del planeta?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

Theo Boer, profesor de ética en la Universidad teológica de la Iglesia Protestante en Kampen, ha denunciado que, a pesar de las precauciones y mecanismos legislados para evitarlo, en Países Bajos se han presentado algunos casos de eutanasias realizadas sin que se pueda demostrar el consentimiento expreso del paciente.

“El riesgo es que la gente ya no busque una manera de soportar su sufrimiento”, advierte el experto. Cuando se habla de poner fin a la vida, es necesario ir despacio y buscar otras opciones antes de elegir este camino. De igual modo opina Damián Muñoz, coordinador del Comité Científico de la Fundación Vianorte-Laguna, organismo español que asiste a personas con enfermedades avanzadas, adultos mayores y sus familias.  “La eutanasia no es la respuesta a una situación cuyo modo más humano, mas ético y profesional de afrontarlo es el desarrollo de unos buenos cuidados paliativos”.

Se refiere a las terapias destinadas a que los pacientes terminales tengan una mejor calidad de vida y eviten el sufrimiento. En teoría, la eutanasia y el suicidio asistido deberían ser consideradas siempre la última opción, una vez que los tratamientos paliativos han sido rebasados.

Reflexiones: Evidentemente que este asunto es muy controversial, pero debemos de comprender que anteriormente no existían ni los medicamentos, ni los tratamientos y ni las intervenciones quirúrgicas avanzadas y altamente sofisticadas que pudieran eventualmente prolongar la vida de personas por enfermedades o accidentes. Hoy derivado de los espectaculares avances de la ciencia médica es posible prolongar por mucho tiempo la vida de enfermos de cáncer, de cardiopatías, con insuficiencias renales, o bien hasta accidentados de grado extremo.

Indudablemente que el dilema se circunscribe en definir con responsabilidad, si mantener viva o no a una persona en fase terminal y bajo una carnicería terapéutica es lo éticamente correcto.

Afortunadamente en varias entidades la República Mexicana, ya está tipificada la herramienta legal denominada La Ley De Voluntad Anticipada, misma que el interesado firma un documento ante la fe de un Notario Público, que dependiendo del grado de gravedad y las probables expectativas de calidad de vida posterior a una enfermedad o accidente grave, él interesado decide anticipadamente hasta donde se le continúen aplicando medicinas y tratamientos o bien, que se le permita a bien morir.

¿El Bien Morir deberá ser considerado en los capítulos de los Derechos Humanos?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • No se han encontrado comentarios

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.