Encuesta de la semana

¿Y tú ya cuentas con tu ley de Voluntad Anticipada?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

La eterna lucha entre los preceptos religiosos y en contrasentido las teorías científicas especializadas en genética, geología, arqueología, anatomía, paleontología, geografía, embriología; particularmente acerca de nuestro origen ya sean divino o evolutivamente natural, han prevalecido las discusiones y disputas por muchos siglos.

Pero independientemente de estas enormes divergencias filosóficas, aún no existen teorías suficientemente concluyentes, irrebatibles, incuestionables e irrefutables; ni por los credos ni por la ciencia si los seres humanos nos podemos considerar genéticamente carnívoros o no.

Hay voces que se pronuncian que no podemos sobrevivir por mucho tiempo sin la proteína animal. Por otro lado, hay vivas evidencias que muchos seres humanos sanos que han logrado sobrevivir por muchas décadas sin consumir un solo gramo de carne animal.

La empresa estadounidense Menphis Meat lleva invertidas considerables cantidades en plantas que producen carne con células madre. Se pretende detener el consumo de animales por razones de economía, de practicidad y por supuesto del maltrato animal que representa y comenzar una revolución en la industria alimenticia.

La ganadería destinada al consumo humano requiere mucha energía, emite el 14.5% de las emisiones de CO2 y gasta la mitad de los recursos de agua del planeta, producir una hamburguesa de 500 gramos, requiere de 8,000 litros de agua.

Memphis Meat, estima que para 2050 la demanda mundial de carne va a duplicarse. Pero esta empresa podrá producir 50,000 toneladas de carne en dos meses, con biotecnología reproduce células madre de animales, luego agregan una proteína para convertirlas en células musculares y alcanzar la forma deseada, los expertos aseguran que esta carne es 100% saludable.

La NASA experimentó con carne in-vitro durante los 90’s. En 2013 nació la primera hamburguesa artificial, pero tenía un precio muy disparado. En 2017 la carne sintética cuesta 8 veces menos, tan solo necesita 1% de tierra y un 10% de agua.

Mínima la deforestación, reduce al mínimo los químicos para procesar la carne, disminuye las emisiones en un 45% y podría ayudar a resolver el hambre en el mundo.

De momento hay que esperar para consumirla en Restaurantes y el sabor aún ha de mejorar, pero los directivos de  Menphis Meat confían en que la carne artificial sea la solución al reto alimentario hoy en día y evidentemente para el futuro de la humanidad.

¿Te parece esta iniciativa una idea inteligente?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.