Cuando el término cultura surgió en Europa, entre los siglos XVIII y XIX, se refería a un proceso de cultivación o mejora, como en la agricultura u horticultura. En el siglo XIX, pasó primero a referirse al mejoramiento o refinamiento de lo individual, especialmente a través de la educación, y luego al logro de las aspiraciones o ideales nacionales.

A mediados del siglo XIX, algunos científicos utilizaron el término cultura para referirse a la capacidad humana universal. Durante el Siglo XX, la cultura surgió como un concepto central de la antropología, abarcando todos los fenómenos humanos que no son del total resultado de la genética.

Hoy pudiese haber muchísimas definiciones acerca del concepto, pero quizá estemos de acuerdo en la siguiente: LA CULTURA es el conjunto de ideas, saberes, conocimientos, tradiciones, usos, costumbres, manifestaciones artísticas, pautas de conducta, creencias, cultos y devociones, que caracterizan a un pueblo y a su época y que son transmitidas de una generación a otra.

Entonces preguntémonos ¿Cuántos países desarrollados existen en Europa Occidental? La respuesta es ¡todos! Aún Portugal o España que quizá no tienen los niveles de vida o economías de Finlandia, de Suecia o Dinamarca, pero su nivel cultural, su nivel de educación y su estado de derecho son suficiente para considerarse naciones de Primer Mundo.

Ahora cuestionémonos ¿Cuántos países desarrollados hay en el continente Americano? La respuesta es ¡solo dos! Canadá y EEUU. Todos los demás desde México hasta la Patagonia, o sea toda América Latina y el Caribe están sumergidos desde hace cientos de años en un severo subdesarrollo.

¿Cuál es entonces el factor de estos grandes contrastes prevalecientes? La respuesta es: LA CULTURA. Mientras que países como Japón que carecen de recursos naturales y materias primas, pero que, gracias a su gran cultura social, educativa, política, empresarial, laboral, industrial y comercial; se ha convertido en la tercera economía del planeta con el 6.13 % del PIB mundial, solo después de EEUU con el 24.4 % PIB y China con 15.4% PIB.

Mientras que México y los demás países Latinoamericanos continuemos arraigados en la cultura de la trampa, simulación, delito, corrupción, impunidad, violencia, narcotráfico, fanatismo religioso y devastación a la naturaleza, continuaremos inmersos en el subdesarrollo, pobreza y miseria.

¿Estás tú dispuesto a cambiar tus patrones culturales?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • alvaro torres del valle

    Correcto en casi la totalidad, excepto en que el fanatismo religioso sea una causa importante, lo son bastante más el fanatismo político, ideológico, la ignorancia y torpeza de políticos y las politicas públicas disfuncionales, egoístas y auto disculpantes que ellos diseñan e implementan.
    Saludos

  • Adriana

    ¿Cuáles serían los patrones culturales de nuestro país que sí son útiles y positivos?