Encuesta de la semana

¿México está urgido de una Revolución Cultural?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

En términos de resumen y conclusión, bien pudiésemos estar de acuerdo que las tres principales corrientes ideológicas actuales en nuestras sociedades mundiales son las siguientes:

1) Ideología de Izquierda: Este concepto es una clasificación sobre las posiciones políticas que agrupa a estas que tienen como punto central y básico la promoción y defensa de la igualdad y equidad social. El término izquierda quedó asociado a las opciones políticas que propugnaban el cambio social y político tradicional.

2) Ideología de Centro: Unos asimilan este concepto con las posiciones moderadas, otros con el punto intermedio donde se mezclan características de la “Izquierda” y de la “Derecha” y, por último, los que ven en el “Centro Ideológico” la nueva política mundial.

3) Ideología de Derecha: Se conoce al segmento del espectro político que acepta determinados órdenes sociales y jerarquías como inevitables, naturales, normales o deseables, apoyando por lo general esta posición sobre la base de la ley natural, la economía o la tradición. La generación de riqueza a través del esfuerzo de la libre competencia.

Es indiscutible que todas estas corrientes ideológicas-políticas, tienen tanto sus grandes fortalezas como sus grandes debilidades. Inicialmente nos sentimos, atraídos y seducidos por alguna de ellas, pero lamentablemente muchos terminan bajo el adoctrinamiento y el mayúsculo riesgo de llegar a cometer actos propulsados por el más puro y ciego fanatismo.        

El hecho de que cualquier persona llegue a “contraer nupcias” con alguna corriente ideológica-política, indudablemente desarrollará en mayor o menor medida pensamientos y acciones de fidelidad y lealtad hacia su gremio. Pero también pudiesen caer en el acatamiento, la idolatría, la intransigencia y la intolerancia. Los fanáticos tienden a maximizar los éxitos y a minimizar los fracasos de sus instituciones, de sus líderes o de sus correligionarios. Y eso no es la realidad, ni lo justo, ni lo correcto, ni lo veraz, ni lo recomendable.  

Enseñemos a nuestros hijos a observar, a analizar, a dudar, a discernir, a proponer y sobre todo a construir su propio PENSAMIENTO CRÍTICO y seguramente no serán ni de Izquierda, ni de Centro, ni de Derecha. Será una persona librepensadora, integra, balanceada, equilibrada, inalienable, autónoma, imparcial y descontaminada de odio, del fanatismo y por supuesto de luchas y conflictos absurdos.

¿Pudiera ser la TALENTOCRACIA y la MERITOCRACIA, las nuevas ideologías políticas necesarias para un nuevo orden mundial?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • No se han encontrado comentarios

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.