Encuesta de la semana

¿Ser librepensador te hace un mejor ciudadano?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

Según el Diccionario del Español de México, el huachicol es el delincuente que se dedica a robar combustibles perforando los oleoductos que lo conducen.

Hace algunos días durante la madrugada me notificaba un buen amigo del arribo de un camión cisterna de PEMEX a una cercana gasolinera y corrí presuroso. Posterior a una larga fila de autos de más de tres horas por fin pude cargar un poco combustible en mi vehículo. Ingrata experiencia que me impulsó a escribir este artículo, ya que esta crisis de carburantes está poniendo en grave riesgo la economía y las actividades laborales de varios estados como Puebla, Hidalgo, Oaxaca, Veracruz, Tamaulipas y Guanajuato.

Actividad que indudablemente es una verdadera vergüenza nacional, ya que hace patente la extrema corrupción, impunidad e ineficiencia de pasados gobiernos y obviamente de los altos directivos de PEMEX. Sin dejar de considerar claro, nuestra insensibilidad, negligencia y pasividad que como sociedad mexicana nos caracteriza.

Me indigna en grado superlativo el observar en mi país una lacerante ignorancia, pobreza y miseria por todos sus rincones, mientras por otro lado una generación de maleantes -ya sean de corbata o de cachucha- continúa saqueando impunemente el patrimonio petrolero de nuestra menesterosa nación.

No puedo evitar cuestionarme ¿cuántas guarderías infantiles, escuelas, universidades, bibliotecas, asilos y hospitales, se hubiesen hecho con tan solo el 5% del valor de todo lo hurtado por tantos años?

Andrés Manuel López Obrador, titular del Poder Ejecutivo Mexicano, con quién no comparto ciertos criterios acerca de su filosofía política, pero particularmente en este tema debo de reconocerle que ha tenido los pantalones suficientes para enfrentar estas transgresiones, habiendo establecido inusitadas estrategias con el fin de combatir de fondo estas deplorables acciones que han diezmado la economía de la nación.

Ahora bien, si en pocas semanas llegamos a constatar que derivado de estas tácticas y procedimientos ya se controlaron estas garrafales ordeñas de combustibles y que además muchos de esos bandidos ya estuviesen dentro de las prisiones de alta seguridad, creo que López Obrador pudiera cosechar un gran tsunami de aplausos y aclamaciones. Pero si de lo contrario fracasa esta iniciativa, pues creo que independientemente de la rechifla y el abucheo, el ánimo de los mexicanos caerá a lo más profundo de la desesperanza, desaliento e incredulidad nacional.

¿Será posible ganarle la guerra a los huachicoleros?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.