Encuesta de la semana

¿Es el hombre la peor amenaza del hombre?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

El Sol es una enorme bola de fuego compuesta principalmente de hidrógeno y helio, en constante efervescencia nuclear cuyo tamaño supera con 1 millón trescientos mil veces el tamaño de nuestro planeta y se localiza a 150 millones de kilómetros de distancia (una unidad astronómica). Se estima su temperatura superficial en 5 mil grados centígrados, pero en su núcleo supera los 64 millones de grados centígrados.

Desde su faro cósmico, el “Solar and Heliospheric Observatory” (SOHO) es capaz de detectar las peligrosas eyecciones y las periódicas explosiones solares que pueden destruir satélites de telecomunicaciones, alterar sistemas eléctricos y bloquear redes informáticas en la Tierra. Aunque sigue activo en el espacio las agencias espaciales de Europa y Estados Unidos ya han diseñado nuevos telescopios orbitales que sucederán a este complejo ingenio espacial.

Las agencias espaciales europeas (ESA) y estadounidense (NASA) lanzaron el SOHO en diciembre de 1995.  Tras dos meses de viaje a través del sistema solar, este ingenio llego en febrero de 1996 a su órbita definitiva, un lugar denominado punto “L1”, situado a un millón y medio de kilómetros de nosotros. Desde entonces sus complejos instrumentos científicos y sus sensores espían las palpitaciones del Sol y su influencia en la Tierra.

En estos años de trabajo intenso, sus cámaras han obtenido espectaculares imágenes de la superficie solar. Medición de la intensidad del Sol. Estos instrumentos y otros que lleva a bordo siguen aportando datos valiosísimos para incrementar nuestros conocimientos del Sol. Con esa información podemos establecer de antemano cuando se van a producir las oleadas de radiaciones de alta energía o como nos afecta el viento solar. Gracias al SOHO ahora estamos más capacitados para evitar situaciones de peligro en nuestro mundo. Aunque lo más preocupante de nuestro Sol pudiesen ser otros fenómenos relacionados con sus manchas solares, las cuales últimamente son conexas con las pasadas etapas de glaciaciones; además claro de un súbito aumento de temperatura o de radiación, que bien pudieron haber exterminado muchas especies de plantas y animales durante épocas pasadas.

Se estima que el Sol ha sido el dios más venerado de las culturas y a lo largo de la historia, inclusive la prehistoria. Y con toda razón ya que es el indiscutible creador y sostén de la vida en nuestro planeta.

¿Compartes este pensamiento?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.