Encuesta de la semana

¿Pudiese ser Dios una esencia cósmica?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

El Hubble es una enorme mezcla de hierros, páneles solares y sofisticados sistemas de óptica y cómputo, cuyas dimensiones son de 13 metros de longitud y 11 toneladas de peso (equivalente a un camión urbano) que fue puesto en órbita en 1990. Su importancia radica en su posición orbital a 600 km de la superficie terrestre, un lugar del espacio exterior libre de las distorsiones y deformaciones ambientales y visuales que entorpecen las observaciones de los telescopios tradicionales posicionados en la superficie terrestre.

Desde ese privilegiado lugar, el Hubble ha captado espectaculares imágenes de planetas, lunas, cúmulos estelares, constelaciones, exoplanetas (planetas de otros sistemas estelares), galaxias, cúmulos galácticos y claras evidencias de los enigmáticos agujeros negros los cuales parecen ser los monarcas de las galaxias, motivo de los más profundos estudios del recientemente finado Stephen Hawking.

Su historia no ha estado exenta de grandes adversidades. El primer percance ocurrió a las pocas semanas de ser puesto en órbita, cuando los responsables de la NASA descubrieron que el espejo principal tenía graves fallas de fabricación que impedían la normal observación del cosmos. Con el objetivo de mitigar aquel desastre, la agencia espacial estadounidense entrenó a un grupo de astronautas para que cambiaran en órbita la lente defectuosa y añadieran instrumentos nuevos.

Percance solucionado: El día “D” y la hora “H” de “La madre de toda las misiones espaciales de reparaciones”, tal y como definió Frank Cepollina, director del departamento de Satélites de la NASA, fue el 1 de diciembre de 1993.

Durante sus paseos espaciales, aquellos restauradores de lujo tuvieron que soportar la peligrosa radiación, la fuerza de la luz solar directa y resistir la presión de trabajar contrarreloj en plena ingravidez. Pese a todo, la misión fue un éxito y comenzó a enviar sorprendentes imágenes del Universo.

En la medida que este gran telescopio espacial continúe escudriñando y explorando a detalle el espacio profundo de nuestro cosmos, me pregunto ¿qué grandes sorpresas nos deparan no solo en el ámbito astronómico, sino también en materia de química, de física, de prehistoria, de historia, de futurología, de astrobiología, de antropología, de filosofía y sobretodo en el tema de religión? ¿Realmente sí hubo un principio? ¿Será el dios que venero el único, el verdadero y el universal? ¿Todo tiene un final? ¿Qué piensas?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • No se han encontrado comentarios

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.