Encuesta de la semana

¿Aprender a dudar es aprender a pensar?

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

México es un país que comparte con Estados Unidos la frontera más contrastante del planeta, es uno de los países más corruptos del mundo, donde la élite política es muy influyente y goza de fuero constitucional, pero generalmente muy ignorante y con muy bajo nivel de estudios académicos. Un país donde no se les exige a los legisladores ni siquiera la instrucción primaria para el muy importante oficio de cambiar, hacer y deshacer leyes.

Somos un país donde el policía o el agente de tránsito ganan más por las acciones del soborno que por nómina, donde quienes robaron por hambre se están pudriéndose en las espantosas prisiones y quienes defraudan, malversan y estafan al erario, están amparados y se pasean por Europa.

Un país donde el que cumple las normas y paga sus impuestos es el estúpido, y en cambio quién roba la luz, el cable, el agua entubada y asalta a transeúntes es visto como un súper héroe. Donde la gente buena vive siempre bajo el oscurantismo y el miedo y los narcotraficantes, tratantes de prostitutas, traficantes de armas, están acaudalados, libres y exhibiéndose por las calles sus opulencias con toda prepotencia. Un país donde en las cárceles se les paga a los custodios para poder estar extorsionando a la ciudadanía con teléfonos celulares.

Un país donde los sindicatos tienen líderes millonarios con mansiones en Texas, aviones privados, autos deportivos importados; pero trabajadores muertos de hambre quienes desesperados emigran a Estados Unidos. Donde los gobernadores se convierten en magnates, desfalcando las arcas públicas y después manipulan triquiñuelas legales que les eximen de cualquier otra acusación futura.

Un país donde la Iglesia Católica usa los templos propiedad de la nación y no paga renta por la ocupación de los inmuebles y ni siquiera contribuye con impuesto predial. Donde los maestros colapsan vialidades y cometen infinidad de vandalismos, y sus alumnos se quedan sin clases por semestres enteros. Donde tenemos a los niños más obesos del mundo, pero se siguen ofertando productos chatarra en sus escuelas, donde se manipula la salud, la economía, la política, la educación y la religión.

Somos el país con una muy alta tasa de feminicidios, de homicidios, de secuestros, con más periodistas desaparecidos, con más fosas clandestinas, y con una enorme, enorme impunidad.

¿Es ya tiempo que como mexicanos nos reiventemos?

Deja tus comentarios

Participa aqui en el debate de la semana
¡ahora es más fácil!

0
  • No se han encontrado comentarios

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.