Encuesta de la semana

No se encontr!

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

Histórico

Aquí encontrarás todas las columnas que fueron publicadas en el formato anterior.
Domingo, 21 Febrero 2016 22:39

LA CUNA DE LA HUMANIDAD

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

En la lista de los descubrimientos científicos del año, el que ahora refiero tiene su lugar asegurado. Su nombre es Homo naledi, el cual caminaba erguido como nosotros y era capaz de recorrer grandes distancias, pero también trepaba y vivía en los árboles. Medía un metro y medio y pesaba unos 45 kilos. Tenía un cuerpo estilizado, rasgos similares a los humanos, así como dientes pequeños. Sus manos y pies eran parecidos a los nuestros. En septiembre pasado fue presentado con gran holgorio como el último miembro que se une al árbol genealógico de nuestra familia, el género homo.

Su hallazgo requirió de más de dos años de trabajos en la cueva Rising Star, ubicada a unos 50 kilómetros de Johannesburgo, Sudáfrica, el cual es un sitio muy popular entre los amantes de la espeleología. En el continente que una vez más muestra por qué es denominado “la cuna de la humanidad” 

Los restos del nuevo ancestro, cuyo nombre naledi significa “estrella” en la lengua sesotho, fueron localizados con otros 1,500 huesos y dientes humanos; se trata de uno de los mayores yacimientos hallados en África. A pesar del avanzado comportamiento que se le atribuye, tenía un cerebro pequeño: solo medía 500 centímetros cúbicos (el nuestro tiene un volumen de 1,200 centímetros cúbicos)

Aunque se desconoce la edad exacta de H. naledi, se calcula una antigüedad aproximada de 2.5 millones de años, por lo que sus descubridores lo ubican justo en el origen del género.

Todo este tipo de revelaciones y evidencias me obliga a reflexionar acerca de nuestras  creencias religiosas enfrentadas a estos grandes descubrimientos de la espeleología, la paleontología y la antropología. ¿Cuánto hace que yo cifraba fervientemente mis credibilidades en “Adán y Eva” en “un Paraíso Terrenal”, en “un Árbol del Bien y del Mal”, en “una Manzana Prohibida”? Hoy sabemos que nuestros genes son la resultante de una evolución de especies primates y homínidas que estimativamente data de 2.5 millones de años.

Pero lo más cuestionable: ¿Qué es lo que nos falta aún por descubrir?, ¿Sorprendernos qué provenimos de antiguos genes mutantes capaces de generar su propia autodestrucción? ¿O de un legado genético proveniente de culturas y civilizaciones extraterrestres? ¿O de seres de luz provenientes del espacio profundo del universo? 

Visto 1192 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.