Encuesta de la semana

No se encontr!

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

Histórico

Aquí encontrarás todas las columnas que fueron publicadas en el formato anterior.
Domingo, 23 Agosto 2015 21:46

LA SIESTA

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Dormir poco se ha convertido en un problema de salud pública en el mundo. Tan sólo en Estados Unidos se estima que 3 de cada 10 personas adultas admiten dormir seis o menos horas, según la Encuesta Nacional de Salud de aquel país. El problema es lo que se ha descubierto: un sueño insuficiente altera los niveles hormonales y debilita el sistema inmunitario, provocando diversas consecuencias, desde bajo rendimiento laboral hasta accidentes industriales. También quienes menos duermen por las noches son más propensos a desarrollar enfermedades crónicas como obesidad, diabetes, presión arterial alta y depresión. La solución, según se ha descubierto, es tomar una siesta de media hora para compensar los efectos adversos.

De acuerdo con el estudio, realizado por investigadores de la Sociedad de Endocrinología con sede en EUA sobre 11 hombres sanos de entre 25 y 32 años, cuando se duerme poco se duplican en 2.5 veces los niveles de neurotransmisores como la noradrenalina (o norepinefrina), hormona encargada de activar la respuesta al estrés y la reacción de lucha o huida; ésta aumenta la frecuencia cardiaca, la presión arterial y el azúcar en la sangre. También se encontró que los niveles de la glucoproteína Interleucina -6 (IL-6), con propiedades antivirales, descendieron. Durante el estudio cruzado de los pacientes fueron sometidos a dos sesiones de prueba de sueño en laboratorio y se analizó su orina y saliva para determinar cómo la falta de sueño afectaba a sus sistema endocrino.

Cuando se les permitió dormir dos siestas de 30 minutos cada una luego de las noches se desveló, se constató que los niveles hormonales de noradrenalina no habían aumentado, y los del IL-6 no disminuyeron. "Hacer la siesta puede ofrecer una manera de contrarrestar los efectos dañinos de la restricción del sueño, ayudando a los sistemas inmunitario y neuroendocrino a recuperarse", aventuran los especialistas. Estos resultados podrían ayudar al desarrollo de prácticas para restaurar el sueño en poblaciones crónicamente privadas de sueño, como los trabajadores que ocupan el turno de noche. (*) Fuente: endocrine.org

Ahora que en Japón, se han establecido una gran diversidad de hoteles “siesteros” especialmente en sus grandes urbes, en donde se aprecia una muy minúscula habitación con aire acondicionado, para usarse por no más 120 minutos.

¿Crees ahora más en los beneficios de la siesta…? 

Visto 983 veces
Más en esta categoría: « "LAS POQUIANCHIS" EL ROSTRO ENOJADO »

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.