Encuesta de la semana

No se encontr!

Recibe la columna en tu correo

Suscríbete y recibe todos los lunes mi columna en la comodidad de tu correo electrónico
Please wait

Histórico

Aquí encontrarás todas las columnas que fueron publicadas en el formato anterior.
Domingo, 31 Mayo 2015 22:59

LOS PERVERSOS EFECTOS DE LAS CONQUISTAS

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Existen claras evidencias que nuestros antepasados hace aproximadamente 15 mil añosquienes procedentes de lo que hoy llamamos Asia; ingresaron por el estrecho de Bering a las tierras de América. Y a través de miles de años se fueron internando y diseminando por todo el continente, desde Alaskala extensa zona de Norteamérica, la región de Mesoamérica, hasta el extremo Sur de Argentina y Chile. Formando comunidades, culturas y credos muy particulares, según la latitudla climatología, la vegetación y por supuesto por la influencia de sus propias deidades.

 

En 1492 con la llegada de los conquistadores españoles descubrieron que eran indios y que vivían en América. Descubrieron que estaban desnudos y que existía el pecado”. 

También descubrieron que debían su incondicional obediencia a un monarca de otro mundo que no conocían, y a un dios barbado y de tez blanca que mucho difería de su propia imagen y semejanza.

 

Descubrieron que ese dios había dictaminado la culpa y la vestimenta, y que  había mandado fuese quemado vivo todo aquel quién adorara al dios Sol, a la diosa Luna, al dios de la lluviaa la madre Tierra, por la razón de que estaba venerando a falsos diosesAdemás descubrieron que habían nacido para ser esclavospara trabajar extenuantemente como fieles sirvientes de 24 horas. O laborando en las oscuras y asfixiantes minas de oro, plata y otros metales preciososO como peones en las edificaciones de pomposos e innumerables templos de un culto monoteísta, que contrastaban con sus ancestrales creencias politeístas. O bregando como jornaleros de “sol a sol” para alimentar a una comodina e indolente casta invasora.

 

Descubrieron que todas sus riquezas patrimoniales, minerales y naturales pertenecían a la Corona Española, la cual había patrocinado a los conquistadores los costosos viáticos del épico viaje trasatlántico. Y que a través de grandes naves flotantes provistas de pasmosas velas rotuladas con una cruz (el símbolo religioso que se les había impuesto)mismas que zarpaban frecuentemente para venir desapareciendo en  el horizonte oceánico hacia un destino ignorado, llevando sus más valiosos tesoros que habían acumulado por milenios¡para no volverlos a ver nunca más!

 

Reflexiones: ¿De haber eventualmente triunfado el ejército de Adolph Hitler durante la fatídica II Guerra Mundial, en qué tipo de país viviríamos hoy…?

 

Visto 1006 veces Modificado por última vez en Lunes, 01 Junio 2015 10:06

3 comentarios

  • Enlace al Comentario Eduardo Castro Busso Viernes, 05 Junio 2015 13:42 publicado por Eduardo Castro Busso

    Licenciado Jorge arena Elizondo, saludos.

    Tu artículo " los perversos efectos de las conquistas ", es por demás interesante, ya lo tengo recortado y lo leeré varias veces, antes de que forme parte de mi archivo.

    Referente a " reflexiones ", no paro de hacer múltiple elucubraciones ya que se entra en un campo amplísimo, yo espero las tuyas, pues es tu tema de estudio.

    Un abrazo.

  • Enlace al Comentario Aldo Torres Martes, 02 Junio 2015 10:39 publicado por Aldo Torres

    Sinceramente puedo decir que si no hubieran venido los españoles a nuestras tierras, seríamos una cultura más organizada, más dedicada, sin tantas enfermedades ya que los que llegaron eran la escoria de la escoria, una lástima que nuestras creencias fueron revocadas de nosotros por creer en una "virgen" que ni es mexicana, vaya ni siquiera existió!

  • Enlace al Comentario Mauro Mendoza Lunes, 01 Junio 2015 12:08 publicado por Mauro Mendoza

    Al Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César. Los españoles se llevaron mucho del tesoro que tenías nuestros antepasados. Pero a cambio nos dejaron una bella herencia en sus templos e iglesias.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

"Quizá no estaré de acuerdo con tu opinión, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a expresarla".  Voltaire.